Alcorcón: al frente de la limpieza un condenado por la huelga de basura

Preside la empresa municipal Esmasa. Jesús Santos, sentenciado por el Supremo por la protesta que costó 60.000 euros diarios al municipio. Ahora podría reclamarse los daños a sí mismo

La limpieza en Alcorcón es uno de los asuntos más sensibles y que han generado más polémica y malestar entre los ciudadanos de la localidad del sur. En lo últimos meses, los cúmulos de basura y las toneladas de colchones en torno a las islas ecológicas han puesto a la localidad al borde de la insalubridad. Y hace cinco años, en 2014, una huelga salvaje de basura causó daños por valor de 60.000 euros diarios. Se quemaron casi una treintena de contenedores, se dañaron vehículos, se rompió mobiliario urbano y camiones. El caso acabó en los tribunales.

Uno de los impulsores de esa huelga fue precisamente Jesús Santos, portavoz de Ganar Alcorcón, la marca de Podemos en el municipio. Entonces era miembro del Sindicato CGT en la empresa municipal de limpieza, Esmasa. Hoy, es la persona que está al frente de la limpieza de Alcorcón, a pesar de que en noviembre del año pasado fuera condenado por el Tribunal Supremo por abuso del derecho a la huelga.

El nombramiento se ha hecho recientemente. Tras las elecciones municipales del 26 de mayo, se produjo un vuelco político en el municipio del sur al ganar la socialista Natalia de Andrés, que consiguió nueve escaños. De Andrés pactó con la formación Unidas Podemos Ganar Alcorcón, liderada por Jesús Santos, que consiguió cinco. La suma de escaños permitió que entre los dos partidos alcanzaran la mayoría absoluta, que está establecida en 14.

Los populares de Alcorcón no han ocultado su malestar con lo ocurrido. «Ya es fuerte que sea concejal un señor condenado por abusar de la ciudad en una huelga salvaje que asoló Alcorcón y que llegó a crear un riesgo para la salud, pero que además presida la empresa desde la que perpetró ese abuso, ya es demasiado. Podemos estar ante un caso de grave incompatibilidad legal pero, por supuesto, no es ético», aseguran desde el PP.

Jesús Santos tiene excedencia de la empresa municipal de limpieza desde 2015, cuando entró como concejal en el Ayuntamiento y fue condenado por el Tribunal Supremo al entender que se produjeron «daños superiores a los inherentes al ejercicio de la huelga indefinida» que se causaron a los vecinos y «actos vandálicos reprobables en sí mismos porque se efectuaron con la finalidad de crear alarma».

El Alto Tribunal calificó los daños de «excesivos y no amparables por el ejercicio del derecho a la huelga, puesto que ésta no permite traspasar los límites de la convivencia con al creación de situaciones de riesgo para la ciudadanía».

Se da la paradoja de que la empresa municipal de limpieza sería ahora la que tendría que reclamar el coste de esa huelga abusiva a su impulsor que, curiosamente, es el presidente de la empresa municipal. Sería él el que tendría que firmar la orden.

El Grupo Popular en el Ayuntamiento cree que la socialista Natalia de Andrés paga con el nombramiento de Jesús Santos «el peaje de gobernar con la izquierda».