MENÚ
lunes 14 octubre 2019
05:44
Actualizado

Alfombra roja para los usurpadores del Museo Ambasz

Carmena quiere aumentar la protección del inmueble pero mantiene a los okupas

Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

15 de diciembre de 2017. 08:28h

Comentada
Madrid. 15/12/2017

En el Paseo del Prado, 30, el edificio llamado a albergar el Museo Ambasz, está ocupado por el colectivo «La Ingobernable» desde hace meses; una usurpación que pone de manifiesto los prejuicios del Gobierno municipal de Ahora Madrid para gestionar las actuaciones de las organizaciones okupas –a las que algunos concejales de Carmena están vinculados–.

En el penúltimo capítulo de la polémica sobre este edificio, que Ana Botella en una de sus últimas decisiones legó a la Fundación Ambasz, José Manuel Calvo, el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, señaló ayer en la comisión del ramo que el Consistorio valora «la posibilidad de aumentar la catalogación» del edificio. Una medida que imposibilitaría la creación del Museo Ambasz, ya que la concesión que el anterior ejecutivo realizó en favor de la fundación, «perdería efecto» y «se procedería a su resolución». Nada dijo, sin embargo, del desalojo de los okupas.

Este anuncio llega dos semanas después de que la Comisión de Patrimonio, dependiente de la Comunidad de Madrid diera luz verde al proyecto de la Fundación Ambasz que implicaría el derribo del edificio del Paseo del Prado y que el Ayuntamiento –que cuenta con tres votos en la Comisión– no apoyó. El Consistorio basó su rechazo a la medida en un informe municipal que defiende la necesidad de mantener el edificio por su «importancia histórica y arquitectónica»; una valoración que sin embargo no se aplica como medida para pedir al juez la expulsión de «La Ingobernable».

El socio de investidura de Ahora Madrid apoyó ayer la postura de José Manuel Calvo. La portavoz de los socialistas en la comisión, Mercedes González, acusó al anterior Ejecutivo de «evitar que hubiera información pública» en un proceso «opaco» dentro del proceso de cesión. Además, González también aprovechó su intervención para cargar contra la Comisión de Patrimonio de la Comunidad, a la que acusó de cambiar su posición de manera «radical» en lo que definió como una «historia dantesca» y «propia de iluminados». Además, la edil puso el acento en la necesidad de proteger el inmueble, ya que tiene un «valor simbólico y patrimonial».

Últimas noticias