Almeida culpa a Carmena del retraso de las obras en Bailén

El afloramiento de restos del siglo XVI podría provocar retrasos y encarecer el proyecto. El alcalde acusa al anterior Consistorio de la falta de «control arqueológico».

El afloramiento de restos del siglo XVI podría provocar retrasos y encarecer el proyecto. El alcalde acusa al anterior Consistorio de la falta de «control arqueológico».

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, visitó ayer las obras de reforma de la Plaza de España, que incluyen las vías de acceso y el paso elevado de la calle Bailén sobre la Cuesta de San Vicente, en el entorno del Palacio Real, zona especialmente sensible en cuanto a los restos históricos que desde 1993 fue declarada Zona Arqueológica del Recinto Histórico de Madrid y Bien de Interés Cultural.

Precisamente, el pasado viernes las obras fueron paralizadas en el área de la calle Bailén, a la altura del Senado, debido a que tras retirar los primeras capas de asfalto afloraron restos arqueológicos del siglo XVI. Concretamente, muros y tabiques de ladrillo que podrían pertenecer a las antiguas Caballerizas Reales de la Regalada, documentadas ya en tiempos de Felipe II.

Ante esta situación, Martínez-Almeida se acercó ayer a conocer de primera mano la zona y la evolución de las obras de reforma, donde avisó de que las obras podrían sufrir retrasos y encarecerse debido a esta situación, ya que no se sabe cuánto tiempo se tardará en examinar la situación y dar continuidad a los trabajos en ese sector de la reforma.

A este respecto, el alcalde declaró que esta situación se debe a la imprevisión del equipo de gobierno de Manuela Carmena, por haber comenzado las obras por intereses electorales y sin control arqueológico –el pasado 5 de junio Patrimonio de la Comunidad ordenó paralizar las obras por la falta del proyecto arqueológico que no fue presentado–. «Esto era previsible y, sin embargo, el anterior equipo de Gobierno, por razones puramente electoralistas, lanzó esta obra sin asumir que obviamente tenía que haber un control arqueológico previo», afirmó Almeida.

Durante la visita a pie de obra, el primer edil, que estuvo acompañado por la directora de las excavaciones, Esther Andreu, así como por la delegada de Obras y Equipamientos, Paloma García Romero; la directora de Arquitectura y Patrimonio municipal, Paloma Sobrini y la concejala-presidenta de Moncloa-Aravaca, Loreto Soto, manifestó el compromiso del Ayuntamiento de preservar todos los restos «en la forma que determine la Comunidad de Madrid».

Por su parte, la directora de las excavaciones declaró que ante los restos encontrados bajo el asfalto que parecen ser escaleras, piedras y cornisas, queda investigar si se trata de una edificación a pie de calle o de los restos de un sótano, por lo que podrían aparecer más instalaciones de forma que lo encontrado hasta ahora, sea solo la «punta del iceberg». «Nosotros sabemos lo que había en esta zona, pero no sabemos si se había visto afectada por las obras de la calle Bailén. Sabemos lo que había justo al punto de las vallas y salidas del túnel, lo que hacía presumible que si no se había tocado esta zona por las obras más antiguas de la Plaza de España hubiera restos», señaló Andreu, a la vez que los muros y tabiques que han empezado a aflorar «del edificio que estuviera aquí, presumiblemente deberían ser de las caballerizas reales».

En el plan de ejecución de las obras, antes de la aparición de estos vestigios en la zona donde se está construyendo el túnel por debajo de Bailén, estaba previsto que se extendiera hasta agosto de 2020, un periodo en el que estará cortado el tráfico del túnel y del paso inferior, que desaparecerá para que la conexión de Plaza España con el templo de Debod y el Palacio Real sea peatonal, con un túnel que se prolonga. «Vamos a tratar de que no haya más retrasos por la imprevisión del Gobierno anterior y tampoco haya incremento presupuestario. Vamos a conciliar la protección de nuestro patrimonio y tratar de minimizar cualquier retraso en la ejecución de la obra», dijo Almeida respecto a los trabajos de la reforma.