Actualidad

Arte y decoración para dotar de alegría a las paredes

La diseñadora Sonia Pedregal ofrece en «Degradados» una colección de cuadros realizados con técnicas digitales.

La diseñadora Sonia Pedregal ofrece en «Degradados» una colección de cuadros realizados con técnicas digitales.

Publicidad

Sus obras responden a nombres como «Púrpura», «Egyptian Blue», «Malaquite», «Scarlet», «Sunset», «Neon»... El poder evocador del color es el eje de «Degradados», la primera colección de cuadros de la diseñadora de interiores Sonia Pedregal. Desde que comenzara a dar sus primeros pasos profesionales en 1990, ha plasmado su sello en apartamentos, oficinas, restaurantes y clubes de fitness, así como en grandes cadenas hoteleras como Melià o IHG. Ahora, con «Degradados», colección presentada ayer en el espacio Dcollab de la capital, Pedregal da un paso adelante al adentrarse en el mundo pictórico. Eso sí, sin olvidar sus raíces. No en vano, la diseñadora se formó en las artes decorativas estudiando en Madrid y en el Sotheby’s Institute of Art de Londres. «En estos cuadros he buscado una fusión entre el mundo del arte y el interiorismo. Más que una obra de arte en sí, mi intención es obtener elementos decorativos. Hay un vacío actualmente en lo que se refiere a elementos decorativos en paramentos verticales: están las obras que suponen una gran inversión económica y, después, las láminas», afirma Pedregal, que estuvo acompañada en la presentación por la actriz y modelo Esmeralda Moya; los empresarios Curi Gallardo y Luis Miguel Rodríguez «el chatarrero»; la Miss World Spain María del Mar Aguilera y la periodista Beatriz Jarrín.

Así, en esta colección ha abrazado técnicas más vanguardistas, no figurativas, con un uso más abstracto del color. De hecho, las obras, ocho cuadros realizados con técnicas digitales sobre metacrilato, están reunidas bajo el título de «Degradados» porque constituyen «transiciones de un color a otro». Colores de vanguardia, intensos, fuertes, vivos y contrastados, inspirados en el universo de ferias como ARCO, Art Basel o la Feria del Mobile de Milán. Un arte que, como la decoración, «cabe en cualquier espacio», dando la opción de estar presentes en diferentes ambientes y en múltiples combinaciones. Pero siempre con un objetivo: «Llevar alegría a las paredes». E importante: sin dejar de ser asequible «para todos los bolsillos». Cada una de las obras oscila entre un mínimo de 124,10 euros –sin enmarcar– y un máximo de 307,70 –si se elige la opción del marco negro ancho–, con la excepción de «Colored Pompas», de entre 185,30 y 439, 10 euros. Todas ellas están disponibles en su web oficial, soniapedregal.com, y próximamente también en plataformas como Amazon.