C’s exige recortes en infraestructuras para aprobar el presupuesto del PP

Cifuentes presenta hoy sus cuentas para 2016 sin tener cerrado (aún) el apoyo de Aguado.

Cristina Cifuentes necesita el apoyo del grupo parlamentario de Ciudadanos para poder aprobar los Presupuestos de 2016
Cristina Cifuentes necesita el apoyo del grupo parlamentario de Ciudadanos para poder aprobar los Presupuestos de 2016

Cifuentes presenta hoy sus cuentas para 2016 sin tener cerrado (aún) el apoyo de Aguado.

Esta mañana la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, presenta sus primeros presupuestos con la espada de Damocles de Ciudadanos sobre la cabeza. Con varias decenas de puntos del acuerdo de investidura que exigen aumento del gasto autonómico y un objetivo de déficit casi imposible del 0,3%, la formación naranja limita además las posibilidades de recortes si la presidenta quiere que voten a favor de sus cuentas. «No vamos a aceptar una reducción de inversión en Sanidad, Educación o Servicios Sociales, tendrán que buscar el dinero en otro lado y seguramente la mejor opción sea sacrificar la partida de infraestructuras el próximo año», explicó ayer a LA RAZÓN el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado.

Pero éste no es el único condicionante que C’s plantea «a priori» al Gobierno regional. «Hay tres pilares que nos preocupan: que la estimación de ingresos sea realista, el grado de compromiso en la inclusión de puntos del acuerdo de investidura y qué medidas se van a tomar de cara a mejorar el modelo de gestión de la Comunidad para que sea más eficiente», advirtió Aguado.

Al respecto, y según deduce el portavoz de Ciudadanos de las reuniones con el equipo de la Consejería de Economía y Hacienda que lidera Engracia Hidalgo, al margen de cómo ajusten los ingresos para hacerlos realistas «sí que tenemos su compromiso de que incluyen la mayor parte de puntos del acuerdo de investidura que suponen un aumento del gasto». Lo que hasta hoy –o hasta mañana, cuando el proyecto de Presupuestos de 2016 se presente en el registro de la Asamblea de Madrid– es el grado de cumplimiento.

Igualmente, respecto a la difícil cuestión de cambiar el modelo de gestión de la Comunidad de Madrid, Aguado aseguro que la consejera muestra «buena disposición» para poner en marcha un plan plurianual «para prestar los mismos o mejores servicios con el menor coste». «Debe recoger cambios estructurales en la manera de gestionar que permitan hacer presupuestos más sostenibles y cuentas más saneadas», señala. Un plan cuya iniciativa dejan al Gobierno regional puesto que entienden que son ellos los que tienen que ver «dónde existen ineficiencias en la Administración e intentar corregirlas» y como ejemplo de mejora en la eficiencia ponen la apertura de los quirófanos por las tardes que recientemente anunció Cifuentes.

Sin embargo, en esta exigencia de la formación naranja hay un reproche que pone a la presidenta contra las cuerdas, no sólo por el apoyo a los Presupuestos sino por el enfrentamiento implícito a sus precedesores de su mismo partido. Ya con las comisiones de investigación de endeudamiento y corrupción varios miembros del PP han acusado a Cifuentes de no proteger a «aguirristas» y «gonzalístas» para plegarse al acuerdo con Ciudadanos y la revisión del modelo que los populares llevan aplicando durante cinco legislaturas en la Comunidad de Madrid.

Precisamente por esto, el portavoz de C’s augura una negociación dura. «Estamos pidiendo un cambio de enfoque, un reconocimiento de lo que se ha hecho mal hasta ahora porque no se puede estar permanentemente inflando la partida de ingresos –reclama Ignacio Aguado–, y estamos pidiendo otra manera de hacer política con un plan de acción plurianual para que los Presupuestos dejen de ser una hoja de cálculo y se conviertan en un compromiso real».

A esto se añade otra exigencia más: que el Gobierno regional reconozca que el objetivo de déficit del 0,3% para 2016 es muy difícil de alcanzar. «Venimos de unos años en que se ha incumplido sistemáticamente y estamos en una situación muy delicada económicamente», señaló el portavoz de la formación naranja. Por ello insisten en que «hay que volver a cuadrar las cuentas y eso pasa por no recortar sino ajustar la gestión para hacer más con menos». Según sus cuentas, la desviación de siete décimas que provocaría tratar de alcanzar el objetivo de déficit –calcula que 2015 se cerrará con un 1% de déficit– supondrán 1.400 millones de euros de ajustes.

Con todo, Aguado reconoce que están pidiendo por una parte que se aumente el gasto en muchas partidas en un escenario económico muy complicado por las limitaciones presupuestarias. «Si queremos mantener las cuentas cuadradas y la Sanidad y la Educación convenientemente financiadas, seguramente la partida que se vea más sacrificada sea la de infraestructuras, que anualmente se ha llevado mucho dinero», consideró el portavoz, que, indicó que proyectos como la alternativa a la A-1, en caso de que Fomento no la ponga en marcha, «están fuera de cálculo».