Carmena gana al ex Jemad la batalla y deja «tocado» a Podemos

La retirada de seis ediles de la candidatura del partido es el primer triunfo de la alcaldesa frente a Rodríguez, que podría no ser número dos.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, habría pactado con Pablo Iglesias que el ex Jemad, Julio Rodríguez, fuese el número 2 de su candidatura
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, habría pactado con Pablo Iglesias que el ex Jemad, Julio Rodríguez, fuese el número 2 de su candidatura

La retirada de seis ediles de la candidatura del partido es el primer triunfo de la alcaldesa frente a Rodríguez, que podría no ser número dos.

Como era de esperar, la caja de los truenos que se abrió ayer con la retirada de seis ediles del Ayuntamiento de Madrid de la lista del ex Jemad, Julio Rodríguez, –el candidato respaldado por Pablo Iglesias– en las primarias de Podemos, se ha transformado en la caja de Pandora de la que escapan ahora sin control todas las enfermedades que se habían cauterizado tras Vistalegre II. Errejonistas y pablistas reeditaron ayer su pulso entre los partidarios de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena y quienes defienden el mecanismo de las primarias para los militantes de Podemos antes de confluir en la plataforma que propuso la ex jueza para volver a presentarse a las elecciones municipales den 2019. También anticapitalistas y militantes de una y otra querencia volvieron a abrir las costuras.

A primera hora de la mañana, Rita Maestre, José Manuel Calvo, Esther Gómez, Francisco Pérez, Jorge García Castaño y Marta Gómez Lahoz recibieron la comunicación oficial de su suspensión cautelar de militancia al no haber concurrido a las primarias de la formación morada en la capital con la intención de presentarse directamente en la plataforma que liderará Carmena, que aún no se ha hecho pública. Desde la dirección nacional del partido que lidera Pablo Iglesias, la portavoz adjunta en el Congreso, Ione Belarra, respaldó la sanción propuesta por Podemos Comunidad de Madrid y explicó que la expulsión del partido no se hará efectiva hasta que se presenten en otra formación, ya que esto incumple sus estatutos que obligan a pasar por primarias para concurrir a las elecciones.

Unas primarias que desde el sector errejonista el diputado en la Asamblea de Madrid Hugo Martínez Abarca consideró ayer un «suicido» para la formación al ir en contra de la única persona que puede revalidar su gobierno del consistorio madrileño. «No eran unas primarias para que decidiera la gente. Eran la forma de coger una parte sustantiva del equipo de Manuela Carmena como rehén: si quieres a tu equipo te tienes que tragar el mío», acusó el diputado en su blog personal.

Del mismo modo aunque con mayor mesura, el concejal «díscolo», Jorge García Castaño afirmó en la Cadena Ser que se encuentra en una «situación delicada» en Podemos y que el ex Jemad tiene un «papel complicado» en la confluencia con Carmena, que tanto la dirección nacional como él consideran que continúa adelante. «Ha habido un problema de interpretación, de enfoque de cómo tenía que ser el nuevo proceso en una de las fuerzas políticas», apuntó.

En el otro lado, Rodríguez se revolvió de la jugada de Carmena que, al traer a su lado a los ediles de Podemos que quería en su equipo le resta fuerza a su candidatura, pese a que se habría pactado un puesto número 2 para el ex Jemad en la lista que se presentaría a las elecciones. «La experiencia (que no siempre son los años) ayuda a ser comprensivo, a tratar de entender algunas conductas... pero, también, a valorar cada vez más la lealtad, la perseverancia, el camino recto y el juego limpio. Seguimos», publicó en Twitter.

También el sector Anticapitalista criticó la salida de los ediles en pos de la opción «personalista», si bien criticaron que esto es consecuencia de las listas «plancha» donde los nombres los eligen en los despachos y no los militantes. «La personalización de un proyecto colectivo y plural en la persona de Manuela Carmena está en el origen de los problemas que ahora se están escenificando», afirmó a Ep su portavoz, Raúl Camargo, que con todo, criticó la sanción a los seis concejales considerando que se ha producido una «escalada de acontecimientos irresponsables» y la suspensión cautelar es «de carácter preventivo y absolutamente arbitraria».

Con un discurso también beligerante, varias personas inscritas en la formación han firmado una carta abierta en la que defienden que «los candidatos los elige la gente» y reclaman que los seis ediles díscolos abandonen la formación morada. «Exigimos a los seis concejales que han colocado sus aspiraciones personales por encima de la gente que renuncien a ser parte de Podemos porque no nos representan», afirman, puesto que creen que las primarias y, por lo tanto, que «decide la gente» son el principio básico del partido.

Esta división entre corrientes y partidarios a favor y en contra del «culto» a Carmena se extendió por las redes sociales y también en los grupos de chat del propio Podemos donde ya ayer se criticó que la noticia sobre la suspensión cautelar de Maestre y sus compañeros del Ayuntamiento se filtrase antes de que concluyera la votación online que se realizaba al respecto en el Consejo Ciudadano de Podemos Comunidad de Madrid. A petición del ex Jemad, el secretario general regional, Ramón Espinar, sometió a votación la medida y, en pocos minutos, fue adelantada por eldiario.es.

En los primeros puestos

Según explicaron fuentes del entorno de Rodríguez, para cuando se conoció la noticia ya había votado la mayor parte de los representantes del consejo por lo que los votos restantes no iban a cambiar el resultado. Las mismas fuentes rectificaron a su vez la tesis sostenida por los seis concejales de que se les relegaba en la lista de las primarias a posiciones muy retrasadas en beneficio de personas de la confianza del ex Jemad y que, en la práctica, hacían difícil su acceso hasta la lista definitiva en la plataforma de Carmena. «Estaban todos en los primeros diez puestos y el orden se había acordado con ellos», aseguraron, y avanzaron que también se les había propuesto una lista alternativa que compitiese con la de Rodríguez, así como que cambiasen de posición entre ellos.

Sin embargo, desde el entorno de los seis ediles díscolos se desmintió tajantemente dicha versión y aseguraron que no había ningún miedo a que los inscritos no respaldasen sus nombres, pese a ser más conocidos. «Ni Rita Maestre ni Paco Pérez, en el número 2 y en el 5 tenían que preocuparse por su posición en la lista, si se ha dejado es porque se pretendía usar como método de presión a la alcaldesa», señalaron y acusaron al ex Jemad de «querer echar un pulso a Carmena».

Y es que entre los partidarios de seguir a la ex jueza allá donde vaya ya que es la única garantía para revalidar el control del Ayuntamiento de Madrid, se cree que la estrategia del valido de Pablo Iglesias era obligar a la alcaldesa a respetar el orden de las primarias y, por lo tanto, asegurar su número 2. «Con el actual sistema es muy difícil variar el escalafón aunque sean listas abiertas, sino se pondría en orden alfabético», apuntan. Eso sí, tanto unos como otros consideran un «error inconmensurable» lo sucedido y buscarán la manera de que «la sangre no llegue al río», pese a que Carmena ha sido la primera en cobrársela.