MENÚ
lunes 22 julio 2019
18:12
Actualizado

Carmena gastó 25.000 euros en la obra «Dios tiene vagina»

La Asociación de Abogados Cristianos denunciará al Ayuntamiento por un presunto delito contra los sentimientos religiosos.

  • La obra «Dios tiene vagina», representada este fin de semana en Naves Matadero
    La obra «Dios tiene vagina», representada este fin de semana en Naves Matadero

Tiempo de lectura 4 min.

19 de marzo de 2019. 02:35h

Comentada
J.V. Echagüe 19/3/2019

«Dios tiene vagina», la obra representada este fin de semana en las Naves Matadero, sigue generando polémica una vez caído el telón. El Ayuntamiento se vio obligado a dar explicaciones ayer en la Comisión de Cultura después de la denuncia realizada por Más Libres y la Asociación Española de Abogados Cristianos (AEAC), que comenzaron la semana pasada una campaña de recogida de firmas para impedir una obra que, consideraban, hería los sentimientos religiosos. En su petición afirmaban que «humilla la fe y las tradiciones más arraigadas» a base de «pornografía, sexo y desnudos integrales, una obra teatral para mofarse de la fiesta sagrada de todos los cristianos: la Semana Santa y sus procesiones». Unas críticas que hizo suyas el Grupo Municipal del PP, liderado por José Luis Martínez-Almeida, que reiteró que la pieza «ofende a miles de personas en España», por lo que consideraba impropio que un espacio municipal como Naves Matadero acogiera este trabajo con su «dinero».

Precisamente, los presupuestos de Madrid Destino, entidad gestora de la actividad cultural de la capital y presidida por Manuela Carmena, recogen la partida otorgada a «Díptico por la identidad», el espectáculo representado entre el pasado viernes y el domingo y que reunía dos obras: «Jura de bandera» y la ya mencionada «Dios tiene vagina». En total, en diciembre de 2018 el Consistorio financió con 25.000 euros la obra, lo que sirvió para costear tanto el montaje como la «residencia artística» brindada a Vértebro, compañía encargada de la representación. Este último punto se refiere al Centro de Residencia Artísticas de Naves Matadero, un espacio destinado a «estimular la producción artística de obra y conocimiento; mejorar la movilidad de creadores locales y nacionales y generar entornos de aprendizaje para los agentes artísticos locales», señala la web de este espacio escénico. El destinatario de los 25.000, según se detalla en el presupuesto, es Gestora de Nuevos Proyectos Culturales S. L., empresa de representación artística.

De los 12 contratos pertenecientes a Naves Matadero del último trimestre del año, el de «Díptico por la identidad» es el segundo más cuantioso, sólo por delante de «La consagración de la Primavera. Una ilustración incidental», obra de Stravinsky financiada con 30.000 euros.

«Madrugá», el año pasado

No ha sido esta la primera vez que el Ayuntamiento ha financiado una obra de Vértebro. Con anterioridad, en el segundo trimestre de 2018, financió con 15.460 euros «Madrugá», que también se representó en este centro de Arganzuela.

La directora general de Actividades y Programas Culturales del Ayuntamiento, Getsemaní de San Marcos, señaló ayer que el área de Cultura «no puede sino respetar y facilitar la libertad de expresión, que en este caso va de la mano de la libertad creativa y artística». De San Marcos argumentó que «tanto las direcciones que programan los centros culturales municipales como los artistas que presentan allí sus propuestas, gozan de autonomía artística, algo que resulta un pilar fundamental en las políticas culturales de cualquier institución pública». Así, señaló que una institución dependiente de la Comunidad de Madrid, como los Teatros del Canal, presentó la última obra de Angélica Liddell, «The Scarlet Letter», en la que «también pudimos ver escenas de fuerte simbolismo religioso, desnudos y guiños a elementos sexuales, con toda normalidad y sin ningún tipo de denuncia».

Por su parte, la Fiscalía explicó los motivos que le llevaron a rechazar la suspensión cautelar de «Dios tiene vagina», tal como pidió el pasado viernes la Asociación de Abogados Cristianos. En su escrito, destacan que, independientemente de si la obra concurre en un presunto delito de ofensa a los sentimientos religiosos, la medida solicitada no contaba con «efectos prácticos», debido a que ya había sido estrenada aquel viernes. Por ello, había desaparecido «la urgencia o la posibilidad de existir un daño irreparable que argumentaban los denunciantes». El Ministerio Fiscal sí dejaba abierta la puerta al solicitante de «interponer querella por estos hechos».

Polonia Castellanos, presidenta de esta asociación de letrados, confirmó a LA RAZÓN que su colectivo acudirá a la vía penal e interpondrá una denuncia por un presunto delito «contra los sentimientos religiosos y exhibicionismo». Castellanos denunció la «doble vara de medir» de partidos como Ahora Madrid y Podemos. Así, recordó que Irene Montero fue indemnizada recientemente con 70.000 euros debido a un pareado machista que un juez publicó en la revista de la Asociación Francisco de Vitoria. «Sólo es libertad de expresión cuando se meten con los católicos, pero no cuando se meten con ellos», concluyó.

Últimas noticias