MENÚ
domingo 16 diciembre 2018
12:57
Actualizado

Carmena no resucita su plan de vivienda pública

  • La alcaldesa junto a varios miembros de su Gobierno en el tradicional acto de entierro de la sardina que pone fin a los festejos del Carnaval
    La alcaldesa junto a varios miembros de su Gobierno en el tradicional acto de entierro de la sardina que pone fin a los festejos del Carnaval

Tiempo de lectura 4 min.

15 de febrero de 2018. 03:15h

Comentada
Pablo Gómez 15/2/2018

Apenas un año después de su presentación, buena parte del Plan Municipal de Vivienda del Gobierno de Ahora Madrid se ha convertido en papel mojado. Las previsiones en torno a las promociones cuyas obras tendrían que haberse iniciado están muy lejos de cumplirse; el proyecto para la adquisición de pisos en el mercado de particulares también está por debajo de las expectativas lanzadas entonces, y la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) sigue a fecha de hoy sufriendo un notable déficit de soluciones para los miles de vecinos que se encuentran a la espera de acceder a un piso público. El problema, que tiene su origen en la venta que el Ejecutivo de Ana Botella (PP) realizó de miles de viviendas municipales a fondos de inversión, amenaza además con agrandar la brecha que separa al equipo de Manuela Carmena del PSOE. Como muestra de ello, una imagen: si en febrero de hace un año, la concejala socialista Mercedes González participó en la presentación del plan junto a la alcaldesa y la responsable de la EMVS, Marta Higueras, el Gobierno de Ahora Madrid realizó ayer un primer balance del mismo en completa soledad.

El compromiso adquirido por el Ayuntamiento contemplaba la construcción de más de 4.000 viviendas nuevas en la presente legislatura. Doce meses después, el consistorio informó ayer de que un total de 2.356 viviendas se encuentran actualmente en distintas fases de tramitación y ejecución. Estos pisos suman un valor contratado de 78,9 millones de euros. El evidente empujón dado en este tiempo al Plan Municipal de Vivienda resulta, sin embargo, insuficiente para cumplir los objetivos que se marcó el propio Ayuntamiento, especialmente cuando se entra en el detalle del estado concreto de cada una de las promociones de la EMVS. No en vano, de las 2.356 viviendas, los trabajos sobre el terreno sólo han arrancado en 796. Eso supone que sólo en una cada tres viviendas actualmente en tramitación ya han empezado las obras. Este balance es todavía más pobre si se compara con la hoja de ruta hecha pública en febrero de 2017. El plan de etapas diseñado entonces por la EMVS preveía que a día de hoy ya tendrían que haberse iniciado las obras para la construcción de 2.442 pisos públicos. Las 796 viviendas que ya están en obras corresponden a un total de 13 promociones en Latina, Carabanchel, Villaverde y Vallecas. Los plazos estimados para la construcción de las viviendas públicas oscila entre los 19 y los 21 meses. Esto significa que durante este 2018, la EMVS sólo habrá terminado en 92 pisos. Para 2019, año electoral, los trabajos concluirán en 704, que entonces sí, podrán ponerse a disposición de los vecinos.

Otras dos promociones –que suman 174 pisos– fueron adjudicadas a sendas constructoras en enero pero en sus parcelas no han comenzado los trabajos aún. Según el consistorio, las promociones en las que no se han iniciado las obras se reparten de la siguiente manera: 458 viviendas se encuentra en licitación pública y en fechas próximas se procederá a la adjudicación a la constructora; 212 están en fase de supervisión de los proyectos y gestión de las correspondientes licencias; 200 viviendas intergeneracionales se encuentran en fase de licitación del equipo técnico para la redacción del proyecto arquitectónico y, finalmente, 516 están en proceso interno de publicación de la licitación para la redacción de los proyectos.

Durante la visita que realizó ayer a algunas de las promociones en marcha, Carmena puso el acento en la «mirada social» que su Gobierno está dando a la política de vivienda: «La vivienda no es una competencia directa del Ayuntamiento pero tenemos muy claro que aunque la competencia sea de otros organismos como la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento es la primera puerta, la puerta a la que se llama y a la que se exige una solución».

Desde la oposición, el concejal del PP Orlando Chacón cargó contra el Gobierno de Manuela Carmena por lo que considera la gran «mentira social» y la «demagogia» de su política de vivienda. Según Chacón, hay un «gran abismo» entre los anuncios de nuevos inmuebles y su ejecución según este grupo municipal: «Sólo han conseguido aumentar aún más la lista de solicitantes. El Gobierno de Carmena no da pie con bola, todo lo que se propone corregir tiene el efecto contrario».

19 compras, 560 alquileres

Otro de los datos que hizo público ayer el consistorio es el relativo a las viviendas a particulares adquiridas en el proceso continuado de compra que tiene en marcha la EMVS y que se activó como la respuesta ante la escasez de viviendas amplias, para familias. Según la delegada de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, Marta Higueras, ya se han formalizado 19 compras dentro de esta iniciativa. Esta cifra se encuentra muy alejada de los objetivos marcados por el Ayuntamiento. «Apelo a la solidaridad de los madrileños», apuntó Higueras, que remarcó que con estas compras el Ayuntamiento «no busca enriquecerse», al no ser vendidas posteriormente para sacar un rendimiento económico. Por otra parte, el programa de alquiler entre particulares promovido la administración local bajo el nombre de «ALMA, Alquila Madrid» ha firmado desde que se pusiera en marcha el pasado mes de mayo un total de 560 contratos.

Últimas noticias