MENÚ
miércoles 24 julio 2019
00:48
Actualizado

La burla de Carmena: nombra a Zapata portavoz de Cultura

  • El concejal del Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata.
    El concejal del Ayuntamiento de Madrid, Guillermo Zapata.
  • Copia del acta en que se ve el nombramiento de Guillermo Zapata.
    Copia del acta en que se ve el nombramiento de Guillermo Zapata.
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

02 de julio de 2015. 08:42h

Comentada
Madrid. 1/7/2015

El 15 de junio, cuando sólo habían pasado 48 horas desde que Carmena formara su Gobierno en la capital, Guillermo Zapata dimitió como delegado de Cultura y Deportes. No abandonó el consistorio. Mantuvo el acta de concejal y la alcaldesa decidió darle la presidencia de dos distritos. La polémica por los tuits que Zapata había publicado en los últimos años –con chistes sobre el Holocausto, los asesinatos de ETA y otros crímenes como los de Alcàsser y el de Marta del Castillo– forzaba a Carmena a realizar su primera crisis de Gobierno. El día de su dimisón, Zapata aclaró que «acotaba» su responsabilidad al área de Cultura por considerar que la polémica sobre estos comentarios iban a comprometer su «labor diaria». Se lamentó porque «habría sido un buen concejal de Cultura».

Sin embargo, la intención del grupo municipal de Ahora Madrid era que el edil siguiera muy de cerca toda la política cultural de la ciudad. De ahí que eligieran a Guillermo Zapata como la persona idónea para ser su portavoz en la Comisión de Cultura y Deportes. Con fecha de ayer, el secretario general del Pleno y de sus comisiones firmó el documento en el que se detalla qué ediles de cada uno de los cuatro grupos formarán parte de la Comisión de Cultura. La pretensión era que a Zapata lo acompañara como portavoz adjunto el edil de Ahora Madrid Francisco Pérez Ramos, además de Montserrat Galcerán y Carlos Sánchez, reponsable este último del área de Gobierno de Economía. De esta forma, Ahora Madrid dejaba fuera de la comisión de Cultura a la delegada del área de Cultura, Celia Mayer. La reubicación de Zapata en la comisión de Cultura –cuya misión es la de abordar con detalle las iniciativas que la Junta de Gobierno desarrolle en este ámbito– causó ayer indignación al conocerse entre los grupos de la oposición. Desde el PP lo calificaron como una «tomadura de pelo» y en el PSM lo recibieron con sorpresa. A las pocas horas, Ahora Madrid daba marcha atrás. Argumentaron desde Cibeles que el documento que recoge el nombramiento de Zapata no era «definitivo» y «está previsto modificarlo este mismo jueves». Pese a que desde Ahora Madrid aseguraron que el documento era provisional, está firmado por el secretario del Pleno y subraya que la «presente resolución surtirá efectos desde el mismo momento de su firma».

La decisión inicial contradecía los argumentos con los que Ahora Madrid ha defendido en estas semanas esta dimisión a medias. Cada vez que un miembro del equipo de Carmena ha sido preguntado por la polémica, la respuesta ha sido similar: el trabajo de Zapata en materia cultural se vería afectado debido a que los chistes se enmarcan en un «debate sobre los límites de la libertad de expresión y el humor negro».

Pese a todo, Zapata seguirá gestionando partidas relacionadas con la Cultura. Como concejal-presidente de los distritos de Villaverde y de Fuencarral-El Pardo gestionará un presupuesto, durante el año 2015, de 60 millones de euros, de los que más de 18,5 millones tienen relación directa con actividades culturales y deportivas.

Últimas noticias