MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
00:28
Actualizado
  • 1

Casi un año de espera para resolver divorcios y separaciones

La Audiencia pide una norma estatal y refuerzos ante la «avalancha» de asuntos de familia y mercantiles

  • Los asuntos de familia y mercantiles colapsan los juzgados. Foto: Jesús G. Feria
    Los asuntos de familia y mercantiles colapsan los juzgados. Foto: Jesús G. Feria
mADRID.

Tiempo de lectura 2 min.

07 de septiembre de 2018. 08:11h

Comentada
J.V. Echagüe mADRID. 7/9/2018

La buena salud de la Audiencia Provincial de Madrid, al menos a nivel de respuesta de los asuntos pendientes, sólo cuenta con dos talones de Aquiles. El primero está en las secciones de Familia –divorcios, separaciones, etc– en las que los asuntos pendientes tardaron en resolverse en 2017 una media de 11,6 meses. El segundo se encuentra en la sección Mercantil –cláusulas suelo, preferentes, estafas hipotecarias, etc.–, donde la tasa de respuesta fue de 16 meses. Algo comprensible, si se tiene en cuenta que los asuntos de Familia aumentaron un 23,2% –3.884 frente a los 3.151 de 2016– y los que quedaron pendientes pasaron de 2.749 a 3.313 el año pasado. Las cifras de Mercantil son aún mayores: los casos aumentaron un 102,3%, mientras que la pendencia pasó de poco más de mil asuntos a 1.847 en 2017.

Estos son algunos de los datos recogidos en la Memoria 2017 de la Audiencia Provincial, y que fue presentada esta mañana por su presidente, Eduardo de Porres. A tenor de las cifras, el magistrado ha solicitado la creación de 28 nuevas plazas de jueces para rebajar esta sobrecarga de trabajo ante la «avalancha» de asuntos de familia y mercantiles. Con respecto a estos últimos, De Porres propuso establecer medidas legislativas para que este tipo de reclamaciones por productos financieros sean colectivas, ya que es muy difícil dar salida a miles de litigios individuales. Asimismo, el presidente de la Audiencia Provincial de Madrid planteó al Gobierno de Pedro Sánchez la necesidad de que se ponga en marcha un cambio legislativo para afrontar estos asuntos, litigios cada vez más habituales que demandan una acción colectiva como ya se hace en otros países como Estados Unidos con las llamadas «Class Action». Del mismo modo, sugirió el arbitraje y la mediación como vías alternativas.

¿Cuáles serían los plazos razonables de resolución de conflictos? En opinión del magistrado, alrededor de tres meses sería «un periodo realista». En todo caso, señaló que estos juzgados «están realizando un esfuerzo enorme en asuntos mercantiles y de familia». Si bien las cifras de demandas de disoluciones matrimoniales, separaciones y divorcios disminuyeron en la Comunidad de Madrid un 2,8 por ciento entre enero y marzo pasados, según los últimos datos ofrecidos por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), nuestra región se encuentra en torno a la media nacional: seis demandas por cada 10.000 habitantes.

De Porres ve la Audiencia «mucho mejor» de la que se encontró hace cinco años. «Parece que antes estaba como olvidada», aseguró en referencia a la Justicia madrileña. Se va dejando la Audiencia con una notable mejoría: la plantilla de magistrados titulares ha aumentado en 24 plazas.

Últimas noticias