Cazado tras hacer una «peineta» a un radar a 166 por hora

Detenido un motorista que iba sin matrículas y se dio a la fuga

Una cámara soprendió al conductor a la altura del kilómetro 9 de la A-6 haciendo un gesto obsceno
Una cámara soprendió al conductor a la altura del kilómetro 9 de la A-6 haciendo un gesto obsceno

Circulaba con su moto adelantando en zigzag al resto de conductores e, incluso, se atrevió a hacer una «peineta» al radar cuando notó que estaba captando su imprudencia, pero la broma le ha salido cara a este motociclista de 22 años que ha sido detenido por un delito contra la seguridad vial.

Los hechos ocurrieron el pasado 8 de septiembre, cuando –a la altura del kilómetro 9 en sentido entrada a Madrid– agentes de la Guardia Civil de la agrupación de Tráfico localizaron a tres motoristas que circulaban de forma peligrosa cruzándose a gran velocidad entre el resto de usuarios de la A-6. Pero no lograron darles el alto e iniciaron una persecución hasta la M-30. Finalmente consiguieron darles el alto en la Avenida de la Ilustración, pero uno de ellos consiguió darse a la fuga. No llevaba las placas de matrícula y huyó callejeando sin respetar la señalización y poniendo en serio peligro la integridad de peatones y conductores, informó ayer la Benemérita en una nota.

Tras el incidente, la Guardia Civil de la Comandancia de Madrid inició las investigaciones para localizar al motorista, comprobando que había sido cazado por un radar a 166 kilómetros por hora en la M-30, una vía en la que la velocidad máxima es de 90 kilómetros hora. Además, localizaron al citado conductor –que responde de a las iniciales J.G.F– haciendo un gesto obsceno a la cámara del radar soltando para ello el manillar de la moto.

Ahora las investigaciones han dado sus frutos. Los agentes han conseguido detener a un varón español de 22 años como autor de un delito contra la seguridad vial. Tal y como está recogido en el artículo 380 del Código Penal, este conductor podría ser condenado a penas de prisión de hasta dos años por «conducir un ciclomotor con temeridad manifiesta, excediendo la velocidad permitida y poniendo en peligro la vida y la integridad de las personas».