Cifuentes también para los desahucios

No desalojará a ninguna familia por el impago de alquiler de viviendas propiedad de la Comunidad. Bonificará a los más necesitados hasta el 95% de la renta

No desalojará a ninguna familia por el impago de alquiler de viviendas propiedad de la Comunidad. Bonificará a los más necesitados hasta el 95% de la renta

La presidenta de la Comunidad volvió a demostrar ayer que las políticas sociales no son patrimonio de la izquierda. En la misma línea de la decisión tomada por Manuela Carmena con los pisos sociales que son propiedad del Ayuntamiento de Madrid, Cifuentes aseguró ayer que no desahuciará a ninguno de los inquilinos de las viviendas de la Comunidad por falta de pago de la renta, ta y como anunció el consejero de Transportes, Pedro Rollán, en un a entrevista a LA RAZÓN, el pasado mes de septiembre.

Éste fue el compromiso que adquirió con varios miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) que ayer se desplazaron a la Puerta del Sol, sede del Gobierno regional, para reunirse con la presidenta, con la que se acordó celebrar reuniones mensuales entre miembros de la Comunidad y de la PAH.

Cifuentes se comprometió a no desalojar a ninguna familia por falta de pago del alquiler de los pisos de la Agencia de Vivienda Social y para ello planteará a las familias que no puedan hacer frente a los pagos la posibilidad de solicitar una reducción de renta que supondría una bonificación de hasta el 95% hasta dejar el alquiler en 44,34 euros al mes.

De hecho, actualmente son ya 7.500 las familias que disfrutan de estas reducciones de renta. Asimismo, si los inquilinos acumulan recibos atrasados sin pagar recibos, podrán abonarlos en los meses posteriores mediante un aplazamiento. A esta posibilidad, se sumará a lo largo de 2016 una nueva medida que permitirá fraccionar esos pagos atrasados.

Dentro de la política de vivienda que está llevando a cabo el Gobierno de la Comunidad de Madrid, la presidenta reiteró a los miembros de la PAH que acudieron a la reunión que no se va a transmitir ni vender ni una sola vivienda de promoción pública más a fondos de inversión . Además, según informaron desde el Gobierno de la Comunidad, Cifuentes trasladó a esta Plataforma, que lleva años negociando desahucios con los bancos, que quiere seguir preservando y reforzando el fin social de la vivienda pública, tal y como se comprometió en su programa electoral.

Por otra parte, la presidenta de la Comunidad aseguró que es objetivo de su Gobierno «desarrollar con eficacia y rigor políticas para hacer de la vivienda pública un instrumento de cohesión social». En este sentido, Cifuentes puso como ejemplo la creación de la Agencia de Vivienda Social y quiso destacar que desde que fue elegida el pasado mes de mayo la Comunidad ha entregado 307 viviendas públicas, las últimas 194 hace sólo un par de semanas en Carabanchel.

Estas medidas, añadía ayer el Gobierno regional, se suman a las reducciones de la renta para arrendatarios de viviendas de la Agencia de Vivienda Social de la Comunidad de Madrid, a las que se destinan anualmente 10,7 millones de euros, y de las que ya se benefician más de 7.500 familias en riesgo de exclusión. Asimismo, la Comunidad quiso destacar ayer la reciente adhesión de la región al Plan Estatal del Ministerio de Fomento para potenciar el alquiler de viviendas, rehabilitación de edificios y regeneración y renovación urbanas, que va a suponer una inversión en estos ámbitos de 71 millones de euros en 2015 y 2016.

La de la PAH no fue la única reunión que mantuvo ayer la presidenta de la Comunidad. Acompañada por el director general de Turismo, Carlos Chaguaceda, Cifuentes se reunió con el presidente ejecutivo de Iberia, Luis Gallego, y el director de Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía, Juan Cierco, para abordar la «importancia» que tiene la conectividad aérea de Madrid en el futuro de la región. En la reunión, que también tuvo lugar en la Real Casa de Correos, se trató el papel «relevante» que tiene el aeropuerto de Barajas en la economía y el PIB de la región y se abordó la «trascendencia» de la mejora de la comunicación aérea y de los servicios aeroportuarios.