MENÚ
domingo 22 septiembre 2019
00:43
Actualizado

Los incendios de Guadarrama fueron provocados

Las llamas llegan a zonas protegidas. 600 hectáreas han quedado calcinadas en Miraflores y La Granja. En los trabajos de extinción participan más de 300 efectivos de Madrid y Castilla y León.

  • DW3TRGRy
  • La UME continúa desplegada en las labores de extinción del incendio de La Granja que ya ha alcanzado la zona de Rascafría, en Madrid
    La UME continúa desplegada en las labores de extinción del incendio de La Granja que ya ha alcanzado la zona de Rascafría, en Madrid /

    UME

Tiempo de lectura 4 min.

06 de agosto de 2019. 05:45h

Comentada
Jaime Semprún 5/8/2019

Todo indica que la mano del hombre está detrás de los incendios que están afectando al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, tanto el declarado en Madrid en el Puerto de la Morcuera, como el declarado en La Granja de San Ildefonso, en Segovia. Así lo apuntaban ayer el director de la Agencia de Seguridad y Emergencias Madrid 112, Carlos Novillo y el coordinador de la Dirección General del Medio Natural de la Junta de Castilla y León, Javier Muñoz, quienes se refirieron al factor humano como el origen del fuego.

En lo referente al incendio de Miraflores, en Madrid, que ha quemado en torno a 300 hectáreas de monte bajo, matorral y pasto, Carlos Novillo declaró que «en el incendio nos hablaban de tres focos diferentes de fuego por lo que puede ser que se encuentre detrás la mano intencionada del hombre. Todo hace indicar que no es un fenómeno natural», declaró a los medios. Este incendio comenzó el domingo sobre las 13:30 horas junto a la carretera M-611 y se extendió rápidamente favorecido por el viento y las altas temperaturas.

A lo largo de la jornada de ayer y tras 24 horas trabajando intensamente, Novillo detalló que se encuentra estabilizado y perimetrado y que «pese a un pequeño rebrote» en la zona «no reviste mayor gravedad, pero nos va a obligar a estar muy pendientes», mostrándose muy cauto en cuanto a las labores de control de las llamas. Así mismo añadió que la Comunidad mantiene el Nivel 1 de alerta para ambos incendios.

Así, el fuego que se originó en La Granja de San Ildefonso, y que cruzó ayer los límites de la comunidad de Castilla y León, ha quemado unas diez hectáreas en la zona de Rascafría. A esta localidad se trasladó a última hora de ayer el puesto de control por parte de la Comunidad. Novillo detalló que una vez retirados los medios aéreos, 25 dotaciones terrestres trabajaron durante toda la noche para tratar de perimetrar el incendio que se encuentra aún en fase de control .

Este fuego, que se inició igualmente el domingo, pasadas las 14:45 horas en la urbanización Caserío de Urgel, perteneciente a la La Granja, también se extendió con rapidez en dirección al Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Pese al intenso trabajo coordinado entre Comunidad de Madrid, Castilla y León y el Ejecutivo central, al llegar la noche seguían sin control con dos focos activos.

El director general de Patrimonio Natural y Política Forestal de Castilla y León, José Ángel Arranz, en declaraciones a los medios detalló que ninguno de los dos flancos con los que cuenta el incendio estaban controlados. De los dos frentes que existen, hay un flanco derecho hacia Valsaín que preocupa más «al estar entrando en un pinar con el viento en contra y muy despacio, pero no sube a las copas, tiene peligro; y en el flanco izquierdo no hay demasiado peligro».

Este fuego ha arrasado cerca de 300 hectáreas «la mitad de esta superficie se encuentra ubicada en el Parque Nacional de Guadarrama», detalló la Junta de Castilla y León, que esperaba que tener durante la noche «una ventana de oportunidad para poderlo controlar».

El alcalde de Rascafría, Santiago Marcos, aseguró ayer que «la gente estaba muy, pero que muy preocupada en un primero momento. El incendio se ha quedado lejos de las viviendas. Prácticamente a una distancia de una hora por pista forestal del núcleo urbano». Asimismo, destacó que según iba avanzando la jornada la población «se ha tranquilizado» gracias a los muchos medios y efectivos de seguridad que se han habilitado. «Se ve que la cosa ya va a menos», advirtió.

El operativo está integrado por los medios de lucha contra incendios forestales de la Junta de Castilla y León, apoyado por los medios aéreos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Protección Civil del Real Sitio de San Ildefonso, Bomberos de Segovia, Patrimonio Nacional, Guardia Civil, medios de la Comunidad Autónoma de Madrid, y los efectivos de la Unidad Militar de Emergencia (UME), coordinados desde el Centro Provincial de Mando de Segovia y el Puesto de Mando Avanzado desplazado al incendio.

Por su parte, la UME trasladó hasta Segovia 184 militares y 50 medios que durante la jornada trabajaron en labores de ataque directo y perimetración en el flanco izquierdo del incendio, en coordinación con los aviones anfibios del Ejército del Aire.

En total, todos los efectivos de las tres administraciones sumaban más de 300 personas que incluyen 19 medios aéreos, como cinco hidroaviones y catorce helicópteros, además de dos cuadrillas de tierra y nueve cuadrillas helitransportadas, cinco autobombas y tres buldócer. En cuanto a las brigadas de extinción que continuaron durante la noche, trabajaron en condiciones difíciles al registrarse en algunos puntos mucha carga de humo.

Este suceso también ha provocado que el Palacio Real de La Granja y sus jardines permanezcan cerrados al público por motivos de seguridad mientras dure el incendio. El origen de las llamas estaba a medio kilómetro de las tapias de los jardines del Palacio Real.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs