MENÚ
sábado 21 septiembre 2019
16:58
Actualizado

«Desde que cerró Lalanda somos más aspirantes a torero»

Aumenta un 50% el número de alumnos del Campus de la Escuela Taurina de la Comunidad de Madrid José Cubero «Yiyo»

  • Los asistentes al Campus realizan un entrenamiento de toreo de salón en compañía de los alumnos de la Escuela de Tauromaquia de la Comunidad de Madrid / Foto: CAM
    Los asistentes al Campus realizan un entrenamiento de toreo de salón en compañía de los alumnos de la Escuela de Tauromaquia de la Comunidad de Madrid / Foto: CAM

Tiempo de lectura 8 min.

04 de julio de 2018. 07:38h

Comentada
Nuria Platón 4/7/2018

ETIQUETAS

Llega el verano y con él los campamentos donde los chavales juegan al fútbol, al paddle, al golf y aprenden a usar una muleta y un estoque. Al menos así es en el II Campus de la Escuela de Tauromaquia de la Comunidad de Madrid José Cubero «Yiyo» que este año ha duplicado el número de alumnos con respecto a su primer campamento. Y es que desde que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, echase el cierre a la histórica escuela taurina municipal Marcial Lalanda –después de un desagradable tira y afloja el pasado invierno que concluyó con las llaves de la escuela de Batán aún en manos de sus directores y a la regidora sin apoyos para cerrarla–, cada vez son más los niños y jóvenes que se acercan al mundo del toreo.

«Todos los alumnos de la escuela municipal vinieron a la de la Comunidad de Madrid y desde entonces cada vez hay más aspirantes a toreros», explica el director artístico de la escuela de Tauromaquia regional, José Pedro Prados «El Fundi», a quien no le extraña que se haya duplicado el número de inscritos en el campus. «Un chaval que ha repetido vino el año pasado y le gustó tanto que se apuntó a la escuela todo el año y ahora sigue la senda para ser torero», asegura.

En Alalpardo, un «autocar» de chavales de entre 9 y veintitantos años –entre ellos una docena de niñas que casi supone el 20% de los alumnos–, no se diferencian apenas de cualquier otro campamento de verano excepto que entre las actividades lúdicas y deportivas tiene también un intenso programa de entrenamiento en la lidia de toros. «Todo tiene un transfondo taurino –explica «El Fundi»–, entrenamos al paddle para reforzar el cuerpo para el toreo y nos refrescamos en la piscina después de ensayar la suerte de banderillas».

Es más, al margen de la «guerra» declarada tanto de la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena y su equipo de Gobierno de Ahora Madrid, así como del grupo político de Podemos en la Asamblea de Madrid, el director artístico aleja la idea de que la afición al toreo está desapareciendo. Según detalla «El Fundi», al campamento no sólo se apuntan los hijos de aficionados taurinos, sino otros chavales «a los que les pica la curiosidad porque les gusta a sus amigos», así como a otros «aspirantes a torero». «Lo que más les gusta es la gran cantidad de posibilidades que les abre el mundo del toro además de poder estar con novilleros, becerristas y profesionales de la escuela», insiste.

De la misma opinión es Álvaro, un aspirante a torero «expulsado» de la Marcial Lalanda por Carmena que, después de tres años en la escuela municipal, se trasladó con todos sus compañeros a la José Cubero «Yiyo» cuando arrancó en abril de 2016. «El cierre de la escuela Marcial Lalanda fue en todo caso un contrapeso para los aspirantes a toreros que, gracias a la promoción de la escuela regional, se han interesado y ahora somos más alumnos que en la municipal», asegura, y considera que «esto demuestra que la afición a los toros sigue creciendo en los jóvenes».

A sus 19 años y estudiante de ADE en la Universidad Autónoma de Madrid, Álvaro no tiene ninguna duda sobre su vocación y procura mantenerla como prioridad. «No me ha sorprendido que haya el doble de alumnos este año porque para mí es un reflejo de todos los jóvenes aficionados que hay», comenta. De hecho, le gusta la ilusión que ponen los más pequeños cuando descubren que pueden utilizar el capote y el estoque que nunca habían podido coger. «Nosotros entrenamos todo el verano, pero esta semana además disfrutamos de las actividades del campus», cuenta el alumno de la escuela de la Comunidad de Madrid.

Además, relata como del pasado campus a este ha crecido la afición taurina en muchos de los participantes e, incluso, alguno se apuntó a la escuela durante el curso. «Pero al ser pequeños aún no se lo toman en serio, ya veremos cuando descubran su vocación», sonríe, y confía en que el número de participantes en las actividades de la José Cubero «Yiyo», siga creciendo. De hecho, «El Fundi» afirma que este año han llenado un autobús de alumnos para el campus, «y los dos o tres que se quedaron fuera, les traen sus padres para que puedan participar». Es por ello que cree que el próximo campus podrán llenar dos «autobuses» de alumnos con facilidad.

Durante una semana, los participantes en el Campus de la Escuela de Tauromaquia de la Comunidad de Madrid aprenden a vestirse de torero, cómo se prepara un caballo para las corridas de rejones y también reciben formación de toreros, ganaderos y otros profesores relacionados con el mundo del toro. Junto a las prácticas con capote, banderillas y demás, también practican otros deportes y actividades siempre con un fondo taurino. «Aprenden a coger los trastos y dar los primeros pases de toreo de salón, a la vez que juegan al fútbol», detalla «El Fundi», que relata cómo les gusta participar también en las actividades formativas. «El otro día vino un ganadero a explicarles los distintos tipos de toros, pelaje y cornamentas y los estuvieron dibujando», cuenta.

La clase sobre los toros de lidia fue impartida por el veterinario y ganadero Adolfo Rodríguez-Montesinos, mientras que ayer aprendieron sobre la Historia del Toreo desde la prehistoria al toreo moderno de mano del periodista Paco Aguado. A lo largo de la semana recibirán también la visita de un mozo de espadas que les explicará las distintas prendas que componen un vestido de luces. El jueves recibirán a la Fundación Victor Barrio y se les formará sobre el arte del rejoneo. Finalmente, podrán practicar con los alumnos y profesores de la escuela regional.

Podemos, contra los menores en las corridas

El próximo 5 de julio se debate en el pleno de la Asamblea de Madrid una propuesta de Ley presentada por el grupo de Podemos por los Derechos del Niño que incluye la prohibición de que los menores de edad acudan a espectáculos taurinos, así como encierros, al boxeo, bingos, casinos o discotecas. También reclaman que, por el mismo motivo de protección de la infancia, se prohíba la retransmisión de las corridas de toros en horario infantil. Para sacar adelante la propuesta necesitan obtener, al menos, el apoyo de los grupos de PSOE y Ciudadanos en la Asamblea que no se han pronunciado sobre su intención de voto al respecto. La propuesta supondría la modificación de varios artículos en tres leyes para limitar el acceso de los menores.

 Escuela de Tauromaquia de la Comunidad de Madrid

El perfil

Nacido entre toros

José Luis Prados Escolar, hijo del torero «El Fundi» y nieto del ganadero José Escolar, impartió a sus 12 años ayer una clase magistral sobre el mundo del toro a los alumnos del campus de la Escuela de Tauromaquia de la Comunidad de Madrid José Cubero «Yiyo» sobre el mundo del toro en el que se ha criado. «Conozco tanto la parte ganadera como la de lidia», comenzó el joven, que ha realizado un libro digital como proyecto escolar en el que explica el recorrido de un toro desde su nacimiento hasta la plaza, así como sus sentimientos y su manera de vivir los toros. Acompañado de videos grabado en la finca de la ganadería familiar Monte Valle del Tiétar, situada entre Ávila y Toledo, el hijo de «El Fundi» detalló los pasos para crianza de un toro de lidia como becerro y los trabajos que realiza un ganadero, con la colaboración de los veterinarios y hasta de la Guardia Civil, que tiene que estar presente en el momento del marcaje para que no se señalen reses que no sean propiedad del ganadero», hasta el momento de su lidia.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs