El Gobierno madrileño defiende que los parados con prestación puedan trabajar en los ayuntamientos

La consejera de Empleo de la Comunidad de Madrid, Ana Isabel Mariño, hoy en La Razón.
La consejera de Empleo de la Comunidad de Madrid, Ana Isabel Mariño, hoy en La Razón.

La consejera de Empleo de la Comunidad de Madrid defiende su plan para que los desempleados con prestación realicen trabajos sociales para los ayuntamientos

El Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid publicaba en su edición de ayer la "Regulación de las subvenciones para realización de proyectos del Programa de Recualificación Profesional de Desempleados Participantes en Trabajos Temporales de Colaboración Social"que, dentro de las competencias que el Gobierno regional tiene en políticas activas de empleo, regula que aquellos parados perceptores de prestaciones por desempleo realicen "trabajos temporales de colaboración social". Según la nueva norma, se trata de "una medida de empleo y formación, de carácter temporal, dirigida a la mejora de la empleabilidad de los desempleados [...]mediante la adquisición de nuevas competencias y su activación en la búsqueda de empleo". Dicha actividad no podrá exceder las ocho horas diarias.

En cuanto a las obligaciones de los desempleados participantes, la normativa especifica que tendrán que asistir y cumplir el horario establecido para el proyecto aprobado; realizar con aprovechamiento las obras o servicios a las que sean adscritos temporalmente; seguir con aprovechamiento las enseñanzas teórico-prácticas que se impartan; asistir a las sesiones de orientación a las que le convoque la Oficina de Empleo y adoptar las medidas de inserción laboral que acuerden.

Estos trabajos se prestarán en los ayuntamientos de la Comunidad de Madrid que lo soliciten y, una vez den comienzo los programas, las entidades beneficiarias deben hacer entrega a los desempleados participantes de una copia del plan formativo aprobado y del calendario y horario del reparto de las horas destinadas a la formación y la realización de los trabajos temporales de colaboración social.

La Comunidad de Madrid defiende el plan

La consejera de Empleo de la Comunidad de Madrid ha defendido este plan y ha afirmado que se basa en un decreto aprobado por un Gobierno socialista en 1982. Mariño ha respondido así a las críticas formuladas ayer por CC.OO, que aseguró que esta medida, junto a la denunciada la semana pasada en la que se da prioridad en la asignación de ofertas de empleo en la experiencia piloto de cuatro oficinas a las personas que cobran prestaciones por desempleo, además de ser "discriminatoria"tiene como objetivo "aumentar los controles de los perceptores y reducir la factura del desempleo".

Tras la inauguración del I Foro 'Los Emprendedores Hablan' organizado por el diario LA RAZÓN, donde ya ha comentado el revuelo mediático que ha ocasionado un programa que a su juicio sólo persigue que los parados vuelvan al mercado de trabajo, Mariño ha apuntado que "no alcanza a entender qué está pasando"últimamente con este tipo de planes para favorecer la contratación de desempleados que cobran la prestación.

La titular regional de Empleo ha explicado que la Comunidad de Madrid "trabaja por y para todos los parados de la región"a través de programas diferentes. Por tanto, dentro de las políticas activas de empleo, ha apuntado que el Gobierno regional atiende, con 168 millones, a los parados que cobran y a los que no cobran subsidio.

Así, Mariño ha detallado que uno de estos programas se dirige al fomento de las personas que están cobrando subsidio, y se enmarca en un programa de colaboración social "que aprobó un Gobierno de izquierdas".

"Hasta ahora nadie lo ha criticado y no entiendo cómo los sindicatos, si es verdad que trabajan de forma tan considerable a favor de los desempleados, se oponen que haya programas de recualificación porque el objetivo de la Comunidad es que los desempleados trabajen, los que cobran y los que no cobran prestación. Y de ese objetivo, pese a quien pese, no me van a apear", ha apostillado.

Este programa de recualificación, a través del cual la Comunidad ayuda con 15 millones de euros a los ayuntamientos a contratar a parados, tiene como fin "volver a introducir en el mercado de trabajo para personas que aunque cobren necesitan volver al mercado de trabajo", ha reiterado Mariño.

"No puedo entender cómo los sindicatos y la izquierda en general no han puesto hasta ahora ninguna pega a un decreto aprobado en 1982, un decreto socialista que ha aprobado desde (José Luis Rodríguez) Zapatero hasta Cataluña y Andalucía. No sé qué problema hay que nosotros potenciemos la recualificación de nuestros trabajadores, cobren o no cobren prestación", ha añadido.

"La mejor formación es la práctica", asegura

En contra de las críticas de los sindicatos, la consejera de Empleo ha afirmado que este programa dará suficientes horas de formación a los desempleados porque "la mejor formación, a parte de la cualificación formativa directa, es la práctica".

"Los desempleados no pueden, de alguna manera, anquilosarse. Necesitan seguir practicando y seguir haciendo experiencia. Y en ese caso les damos experiencia complementada con formación, la suficiente. Y la mejor forma de recuperar la cualificación en estos casos es volver a trabajar", ha indicado.

Además, Mariño ha manifestado que este plan "no pone en peligro la estabilidad del empleo en los ayuntamientos, que tienen sus políticas". De hecho, ha apuntado que CC.OO "conocía perfectamente"este programa porque lo había hablado en el Consejo de Madrid y se lo había comunicado personalmente a los agentes sociales.

Dinamización turística y cultural

La consejera ha explicado que las corporaciones locales madrileñas, para poder llevar a cabo este proyecto, necesitan demostrar el interés social de la colaboración que piden a la Comunidad. Los ayuntamientos tienen que presentarle sus proyectos de interés social y cuántos empleados necesitan.

Las oficinas de empleo de la Comunidad enviarán un número determinado de parados de acuerdo con el perfil de trabajo y recualificación requerido. Los consistorios allí hacen otra selección para ver si encajan en los requerimientos y necesidades de la formación que se les va a dar y del trabajo concreto a desarrollar.

La medida, publicada ayer en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, da un plazo de un mes para que los ayuntamientos hagan las solicitudes y éstos durante seis meses pueden hacer contrataciones para las situaciones en desempleo.

Eso sí, Mariño ha destacado que va a priorizar las necesidades de los ayuntamientos de menos de 50.000 habitantes para potenciar allí los programas de dinamización turística y cultural para el desarrollo rural de la Comunidad.

"Y, por tanto, esto forma parte del cada día de las políticas de empleo activas, que cada una de ellas se hacen pensando en todos los parados de la Comunidad. El 91 por ciento de las políticas que estamos llevando están precisamente dirigida a los que no tienen prestación, pero tampoco podemos excluir a los que la cobran", ha concluido la responsable regional de Empleo.