El pecado de llamarse «San Pedro»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El Ayuntamiento excluye de la programación cultural del distrito de Barajas a la agrupación musical San Pedro Apóstol . Ellos lo tienen claro: «No quieren saber nada que tenga que ver con la Iglesia».

El anticlericalismo del Gobierno de Ahora Madrid en el Ayuntamiento de la capital sigue avanzando. Si en el programa municipal de las Fiestas de la Melonera de Arganzuela de este fin de semana se silenció la procesión y misa en honor a la Virgen del Puerto y en su lugar se animaba a los vecinos a acudir a una «romería laica», ahora le ha tocado el turno al Distrito de Barajas. Por primera vez en más de 30 años, la agrupación musical San Pedro Apóstol no va a desempeñar ningún papel en las fiestas de su barrio. Formada por 50 vecinos, desde los 4 a los 70 años, y apadrinada por Jorge Javier, el párroco de la iglesia de San Pedro Apóstol, esta orquesta lleva poniendo la banda sonora de las fiestas de Nuestra Señora de la Soledad de Barajas desde su creación en los años 80, a excepción de unos años que la banda causó baja por enfermedad de su fundador.

Sin embargo, desde la llegada de Ahora Madrid, el partido que lidera Manuela Carmena, al Ayuntamiento de Madrid, la orquesta ya no tiene hueco en el programa municipal. Sus integrantes tienen claro el porqué: «El problema es que llevamos el “San” en nuestro nombre. Y ellos, todo lo que tenga que ver con la iglesia lo rechazan», aseguran. El Ayuntamiento sigue contando con el resto de agrupaciones musicales del barrio, como el coro rociero, el grupo folclórico o la agrupación coral «El Capricho», que siguen dando conciertos en las fiestas. Sin embargo, a ellos nadie los ha llamado para participar. «Nos da pena y rabia porque ensayamos durante todo el año para esto. Son las fiestas de nuestro barrio y es donde más ilusión nos hace tocar», se quejan. Esta orquesta toca en procesiones –como la del Cristo de los Gitanos de Madrid o en la procesión de San Isidro– y en certámenes de música cofrade de toda España, «sin embargo, aquí, en nuestro barrio no quieren saber nada de nosotros».

Hasta ahora, el Ayuntamiento y su concejal del distrito de Barajas, Marta Gómez Lahoz –de Ahora Madrid– se habían limitado a excluirlos de toda actividad cultural municipal, sin embargo en los últimos meses han ido un poco más allá. En la agrupación están convencidos que el siguiente paso es quitarles el local municipal, que como asociación sin ánimo de lucro tienen cedido desde hace años para ensayar. De hecho, la Junta de Distrito de Barajas ya ha dado sus primeros pasos encaminados a «desahuciarles». A pesar de que la agrupación presentó a principios de año los papeles para renovar la cesión el Ayuntamiento no les ha contestado. «No nos ha dicho ni sí ni no», afirman, por lo que cada día de ensayo es una incertidumbre. «Estamos seguros de que cualquier día nos echan porque ya nos dijo un representante de la concejal en febrero –cuando nos reunimos con ellos para presentarles nuestro proyecto musical para la renovación de la cesión del local– que “las cosas iban a cambiar”». Desde entonces no reciben ninguna subvención –unas ayudas que les permitían viajar a certámenes y adquirir uniformes– y tampoco pueden contar ya con un representante municipal en el certamen cofrade que organiza la parroquia de San Pedro Apóstol del barrio al que acuden agrupaciones de toda España.