MENÚ
martes 20 agosto 2019
13:46
Actualizado

«La cama estaba llena de escombros»

  • Vista de los destrozos en el edificio
    Vista de los destrozos en el edificio
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

18 de junio de 2013. 00:08h

Comentada
Madrid. 17/6/2013

Los vecinos del barrio de el Chorrillo, en Alcalá de Henares, despertaron sobresaltados la madrugada del lunes al sentir que se les caía la casa encima. A las tres de la madrugada, la centralita de emergencias recibió numerosas llamadas alertando de una explosión en los primeros pisos del número 22 de la calle Torrelaguna, donde vivía Pepa, de 90 años, quiosquera en esa misma calle durante muchos años y muy querida por todos los vecinos, incluido el alcalde , Javier Bello.

Seis dotaciones de Bomberos de la Comunidad se desplazaron al lugar además de cuatro ambulancias del SUMMA y un vehículo de catástrofes. Al llegar, los Bomberos encontraron la fachada destrozada,con las tres primeras plantas al descubierto. Rápidamente rescataron a Pepa de entre los restos de su casa porque, según explicó un vecino «despertó con la cama cubierta de escombros». La anciana presentaba un fuerte traumatismo abdominal y, fue trasladada al Hospital Príncipe de Asturias, donde finalmente falleció. El SUMMA también atendió a una mujer de 80 años que fue ingresada en el mismo hospital, con un traumatismo torácico. Además fueron auxiliados y dados de alta in situ, otra mujer de 80 años, que residía en el piso de arriba, y un hombre de 30, con un corte en la cara.

Respecto a las causas del suceso, varios vecinos declararon a Europa Press que Pepa «tenía obsesión por el gas, decía que no le quedaba y luego tenía tres bombonas en casa». Sin embargo, todo apunta a que fue un accidente.

Debido a la explosión, los forjados y cerramientos del inmueble se han visto seriamente dañados y durante la tarde de ayer los arquitectos municipales, junto con la Policía Ciéntifica, estuvieron trabajando para aclarar cuál ha sido el alcance de los daños. Las 13 viviendas del bloque tuvieron que ser desalojadas junto con otras seis del edificio contiguo. La mayoría de los afectados se alojaron en casas de familiares, excepto tres familias a los que el Ayuntamiento ha facilitado alojamiento en un hotel durante dos días y se ha concedido una beca de comedor escolar a dos niños.

El Consistorio ha abierto una oficina de información en la Junta de Distrito III, cerca del lugar de la explosión. Igualmente, los servicios sociales han prestado apoyo a los afectados, ya que tardarán un tiempo en poder regresar a sus casas.

Últimas noticias