La Justicia archiva las «filtraciones» de un sindicalista policial

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

MADRID- La caza de brujas que se abrió contra el secretario general del SIPE, Alfredo Perdiguero, ha quedado en agua de borrajas. La magistrada del Juzgado 37 de Madrid, Purificación Elisa Romero, considera que el subinspector no cometió delito de revelación de secretos y ha archivado la causa que se abrió contra él hace un año. La investigación comenzó a instancias del Gabinete de Prensa de la Jefatura Superior de Policía de Madrid que, tras observar cómo algunos medios publicaban sucesos no facilitados por sus servicios, centraron sus sospechas en el portavoz sindical. Entonces, Asuntos Internos solicitó, vía judicial, poder interceptar las comunicaciones de dos teléfonos de Perdiguero. Así averiguó con qué periodistas hablaba; es decir, destapó las fuentes de los profesionales. Este hecho fue denunciado en julio de 2012 por LA RAZÓN, «El Mundo» y la Asociación de la Prensa, que expresó su rechazo a la Jefatura de Madrid. Los investigadores llegaron a fotografiar al subinspector en sus encuentros con con periodistas, solicitando la comparecencia en sede policial de algunos de ellos. Además, le retiraron el acceso a los servicios informáticos. Sin embargo, los datos supuestamente facilitados –según explicó Asuntos Internos a la jueza– son del «Boletín de hechos relevantes», que envía la Unidad de Coordinación a cientos de policías. En un auto fechado a 22 de julio, la magistrada considera que «no se ha producido daño al servicio público, ni a tercero alguno, y, la información supuestamente facilitada no constituye secreto». La magistrada fundamenta el sobreseimiento provisional del caso al «no constar que se facilite información directa y completa de los denunciados». También señala que el el Código Penal tipifica la revelación de secreto y resalta «la esfera de reserva merecedora de la tutela penal». Perdiguero, con posible intención de ser amedrentado, ha sido expedientado con dos faltas graves y una leve por comentar operaciones policiales en Twitter.