Las parroquias piden «libertad» para participar

La Razón
La RazónLa Razón

La comunidad católica del distrito desfilará en la cabalgata siempre que Ahora Madrid no desvirtúe el sentido religioso de este evento.

«Va a haber cambios», le aseguraron desde la junta de distrito al párroco de Santo Domingo de Guzmán. Es, hasta el momento, la única información que David tiene de la cabalgata del próximo 5 de enero. Está pendiente de concretar una reunión con los organizadores de este evento para conocer los términos en los que las parroquias del distrito podrán participar de esta cita. Ellos se volcarán como siempre han hecho en los últimos años, aunque el párroco de Santo Domingo deja claro que «si quieren contar» con ellos tendrán que «respetar su libertad de expresión». Sólo formarán parte de la cabalgata si pueden exhibir símbolos religiosos en el recorrido por las calles de Aluche. El año pasado, entre todas las parroquias del barrio confeccionaron un pasacalles con imágenes del Belén y con ángeles. Toda la vicaría se vuelca en este evento y, por ejemplo, en el pasacalles de las parroquias en 2015 participaron a lo largo de los 12 kilómetros del recorrido más de 500 niños.

Casi un mes después de que las asociaciones de vecinos y las Ampas conocieran de primera mano la intención del Gobierno de Carmena de reducir notablemente el recorrido, el padre David desconocía por completo este extremo: «Nos daría pena que se redujera una iniciativa a la que han dedicado tanto trabajo los funcionarios en estos años y que no tiene ningún interés político», aseguró. Al margen de estos detalles, que conocerá previsiblemente en el encuentro que mantenga con el equipo de la concejala del distrito, la prioridad de David es que la propuesta no desvirtúe el sentido religioso que debe tener la celebración.

Hasta ahora, los responsables de la junta de distrito no daban el dinero de forma directa a las asociaciones –tal y como recoge la propuesta redactada por la Unidad de Actividades Culturales, Formativas y Deportivas–, sino que se establecía un sistema de ayudas para las carrozas y los pasacalles de estas entidades, a partir de criterios objetivos. Las parroquias, en la edición de 2015, participaron con el pasacalles con imágenes como las de María, José y Jesús precisamente porque el cambio en los requisitos de seguridad que se establecieron tras la muerte de un niño en la cabalgata de Málaga de 2013 aumentó considerablemente el coste de participar en este tipo de eventos con una carroza. Precisamente en la adjudicación de 2015, como explica José Manuel Berzal, una parte muy significativa de los 60.000 euros del precio estaba destinada a proteger la seguridad de todos los vecinos y participantes.