Los socialistas se abstienen de mantener el orden en la Asamblea

La Razón
La RazónLa Razón

Se reunieron y lo meditaron durante unos minutos, pero finalmente los diputados socialistas en la Asamblea de Madrid decidieron abstenerse en la votación del acuerdo de la Junta de Portavoces para favorecer «el buen orden parlamentario». La cuestión no era baladí. Tras varias semanas de expulsiones y sanciones en las filas de los de Tomás Gómez –su «número dos», Maru Menéndez, fue suspendida como diputada durante un mes y el pasado jueves cinco parlamentarios del PSOE fueron expulsados del hemiciclo por acusar de «corrupto» al jefe del Ejecutivo regional, Ignacio González–, el presidente de la Cámara trató de rebajar la tensión en los plenos con la firma de una declaración institucional que pretende asegurar que se respetará el reglamento.

El documento quedó aprobado con los votos a favor de los portavoces de PP, IU y UPyD, quienes acordaron colaborar para que el trabajo en la cámara regional se desarrolle con orden, para que la inviolabilidad parlamentaria no sirva como escudo para amparar conductas injuriosas o calumniosas, y para mejorar y flexibilizar el funcionamiento de la Asamblea. Un «acuerdo de mínimos», a juicio de los socialistas, cuyo portavoz en esta reunión, José Quintana, saldó el encuentro con una abstención y una amenaza: «Si no nos dejan (debatir), tendremos que levantar la voz», advirtió en declaraciones a Efe. El portavoz de los populares, Íñigo Henríquez de Luna, lamentó que los socialistas no se hubieran unido a la declaración y reiteró una teoría que mantienen desde que la semana pasada cinco diputados del PSOE fueran expulsados, que los socialistas se ha instalado en una estrategia basada en la «calumnia y la mentira».

Finalmente, el acuerdo pasó con éxito su primera prueba de fuego durante el pleno que se celebró a partir de las 16:00 horas y que, de nuevo, no estuvo libre de salidas durante la sesión. En esta ocasión fueron unos profesores interinos –invitados por Tomás Gómez– quienes fueron obligados a abandonar la tribuna después de que se levataran y se taparan las bocas con cinta aislante durante una pregunta a la consejera de Educación por parte del portavoz del ramo en el PSOE, Eusebio González Jabonero. «Las oposiciones a maestro se aprueban estudiando, no poniéndose camisetas verdes para venir a la Asamblea», comenzaba Lucía Figar su intervención tras la salida de los docentes del hemiciclo.

Unidos por la Ley Electoral

Fue la única nota de color de una tarde en la que, excepcionalmente, PP y PSOE estuvieron de acuerdo en apoyar una propuesta de UPyD para reformar la Ley Electoral. En concreto, la formación magenta rebaja a 70 el número de diputados en la Cámara regional; reduce el porcentaje de votos exigidos para obtener representación parlamentaria del 5 % al 3 %; apuesta por desbloquear las listas electorales, y fija incompatibilidades de los diputados autonómicos, quienes no podrían ser ni alcaldes ni concejales.