MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
08:51
Actualizado
  • 1

MP-203, la vía de la discordia entre Cordish y la Comunidad

El Supremo obliga y los promotores de «Live! Resort Madrid» presionan para que Cifuentes termine la carretera paralizada por un conflicto con la concesionaria

  • La carretera fantasma de Torres de la Alameda
    La carretera fantasma de Torres de la Alameda

Tiempo de lectura 4 min.

27 de marzo de 2017. 02:21h

Comentada
Nuria Platón Madrid. 27/3/2017

Junto a los temas económicos, una de las pegas que el Gobierno de Cristina Cifuentes ha puesto al desarrollo del macrocomplejo de ocio y juego que el grupo Cordish quiere levantar en Torres de la Alameda es la cuestión relativa a los accesos viarios, ferroviarios y de transporte público que será necesario construir para que los cinco millones de visitantes anuales, que calculan los americanos acudirán a Live! Resorts Madrid-España, puedan llegar hasta los hoteles, casino, centros de convenciones y áreas deportiva y cultural previstas. Lo que oculta el Ejecutivo madrileño es que una de esas infraestructuras necesarias para acceder al complejo está comprometida tanto política como judicialmente: la finalización de la MP-203, construida al 80% y que, además, quiere hacer gratuita y no de peaje como se concibió en un principio.

Según un informe elaborado por la Consejería de Transportes e Infraestructuras para valorar la concesión de la categoría de Centro Integrado de Desarrollo al proyecto, su construcción implicaría para la Administración una inversión de 340 millones de euros en infraestructuras viarias y ferroviarias, más otros 3,05 millones de euros anuales para reforzar las líneas de transporte regular interurbano en la zona y la creación de una nueva que de servicio al complejo. Sin embargo, el grupo Cordish insiste en que no han pedido infraestructura alguna, tan sólo la construcción de accesos sencillos a las carreteras cercanas, así como la colaboración con las administraciones para poder crear un apeadero de tren. Las 134 hectáreas que los americanos han adquirido en Torres de la Alameda se ubican junto a la carretera M-224 y las vías del AVE Madrid-Barcelona. Y, a apenas unos kilómetros, se ubica el esqueleto de la MP-203, una vía fundamental para el proyecto de Live! Resort Madrid-España en tanto en cuanto conecta la zona con la R-3 –que supone un acceso directo para los cruceros que, por ejemplo, hagan escala en Valencia y una excursión a los casinos, cosa que ya planeó Sheldon Adelson para Eurovegas–, como con la A-2 y el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas–.

Esta carretera, que sacó a concurso Esperanza Aguirre en 2005, cuenta con una longitud de 12,5 kilómetros y se concibió inicialmente como un recorrido de peaje que uniría Vallecas con Alcalá de Henares para descongestionar la M-30, la M-40 y la A-2. Sin embargo, la concesionaria Cintra, una filial de Ferrovial, paró la obra apenas dos años después de haber iniciado las obras y cuando la carretera ya estaba terminada en un 75%, por la falta de acuerdo entre la concesionaria, el Gobierno regional y el Ministerio de Fomento a cuenta de las conexiones con la R-3 y el paso por encima, o por debajo, de las vías del AVE Madrid-Barcelona, así como otras cuestiones de índole administrativa como que aún no se habían concedido las licencias y autorizaciones necesarias.

Casi terminada

A falta de unos 300 metros de calzada, el firme y los enlaces previstos con otras carreteras y municipios, el pasado enero el Tribunal Supremo falló en contra de la Comunidad de Madrid y a favor del grupo Ferrovial que demandó la resolución del contrato, –que tenía un presupuesto de 77,58 millones de euros de los cuales faltan por ejecutar unos 20 millones–, por incumplimiento del mismo. En concreto, el alto Tribunal reconoce dicho incumplimiento y obliga al Gobierno regional a compensar el valor patrimonial de la inversión equivalente al valor de las obras ejecutadas, unos 70 millones de euros aproximadamente.

Al respecto, desde la Consejería de Transportes, Vivienda e Infraestructuras explicaron que aún están analizando el recurso y tratarán de negociar con Ferrovial una salida que beneficie a ambas partes. Y es que es un compromiso de Cristina Cifuentes poner en servicio dicha infraestructura y, además, sin el peaje con el que estaba concebida originalmente –y que se puede observar ya terminado a vista de pájaro junto a la R-3 a su paso por Mejorada del Campo–, para que sea de acceso gratuito.

En este sentido, la puesta en marcha del complejo de ocio y juego Live! Resorts Madrid-España suponía un aliciente más para el Gobierno regional negociar con Ferrovial e, incluso, con el propio Grupo Cordish de modo que entre todos se solventase la polémica carretera-fantasma que lleva una década prácticamente terminada. De hecho, una colaboración público-privada podría facilitar a los americanos que se lleven a buen puerto las gestiones para hacer realidad el macrocomplejo de Torres de la Alameda.

La Comunidad

340 millones de euros en viarios

La Consejería de Transportes calcula que, si se instala Live! Resorts Madrid en Torres de la Alameda, la Administración deberá invertir 340 millones de euros en infraestructuras viarias y ferroviarias, así como 3, 05 millones de euros anuales en una nueva línea de autobús y en refuerzos.

Los inversores

Enlaces sencillos y un apeadero

El grupo Cordish sostiene que no han pedido ninguna infraestructura sino enlaces sencillos de bajo coste a las carreteras colindantes. También buscarán la colaboración con las administraciones para poder crear un apeadero de tren que de servicio al complejo de ocio y juego.

Ver a pantalla completa

Últimas noticias