MENÚ
jueves 19 septiembre 2019
14:15
Actualizado

No a la consulta de Carmena

La primera votación vinculante realizada por Ahora Madrid obtiene una participación de 212.000 personas, el 7,85% del censo. Para el Ayuntamiento, que ha gastado 1,1 millones de euros en la consulta, es «un éxito»

  • No a la consulta de Carmena

Tiempo de lectura 4 min.

28 de febrero de 2017. 02:32h

Comentada
Pablo Gómez Madrid. 28/2/2017

Más de nueve de cada diez vecinos de la ciudad de Madrid han dado la espalda a la consulta ciudadana convocada por el Gobierno de Manuela Carmena. Ni los 426.166 euros desembolsados por el consistorio en la publicidad que ha inundado las marquesinas, farolas y autobuses de la capital, ni los 548.949 euros destinados a la impresión, ensobrado y envío de las papeletas a los domicilios de los cerca de tres millones de eventuales electores han logrado que la participación rebasara el umbral del 10%. Se quedó esta cifra en el 7,8% de los llamados a las urnas. O lo que es lo mismo, votaron 212.000 vecinos de un total de 2.706.401 mayores de 16 años que podían participar en este proceso. Para el Ejecutivo de Ahora Madrid, estas cifras avalan la celebración de este tipo de consultas: «Ha sido un éxito de participación rotundo y sin paliativos», señaló la portavoz municipal, Rita Maestre.

En esta consulta se sometían a votación cuestiones relativas al futuro de la Gran Vía y la Plaza de España, a las dos propuestas ciudadanas más apoyadas en la web Decide Madrid –«Madrid 100% Sostenible» y «Billete único» para el transporte público– además de preguntas sobre equipamientos públicos en seis distritos. De entre todas estas materias, las que han concitado un mayor nivel de participación han sido las preguntas en torno a las propuestas ciudadanas y a la Plaza de España: 206.447 votos, lo que supone el 7,6% del total del censo. Esta circunstancia se explica porque estas tres cuestiones eran las incluidas en las papeletas enviadas por correo postal a los domicilios de todos los vecinos de la ciudad. En el otro extremo, los datos de participación en las cuatro preguntas formuladas sobre la Gran Vía: contestaron 83.100 vecinos, que representan al 3% del total de mayores de 16 años.

De hecho, el envío de los sobres amarillos a los domicilios de 2,7 millones de personas ha evitado un desplome aún mayor en el nivel de seguimiento de la consulta. Más del 54% del total de participantes lo hicieron por correo, el 36% optó por la web Decide Madrid, mientras que sólo un 11% –23.654 personas– se acercó hasta alguna de las urnas que el consistorio repartió por la ciudad en la semana del 13 al 19 de este mes.

En lo concerniente a las preguntas sobre cuestiones en las que sólo podían votar vecinos de un distrito, los niveles de participación no mejoran pese a abordar problemas, al menos teóricamente, más cercanos. En San Blas, los vecinos podían elegir qué diez medidas de una lista de 70 debe la junta de distrito asumir como prioritarias. A esta llamada, sólo respondieron 2.377 personas, un 1,8% del censo. En Barajas, ante la misma cuestión han votado 1.294 personas, que representan al 3,4% de los vecinos. En Hortaleza, se sometían a votación dos cuestiones: la retirada del nombre de Felipe VI al parque de Valdebebas y el cambio de nombre del distrito. Sólo el 2,5 de los vecinos de los barrios que integran Hortaleza se pronunciaron al repecto. En Vicálvaro, el 1,8% de los votantes se manifestó respecto al nombre de un espacio de igualdad; en Retiro, el 2,5% de los vecinos emitió su voto respecto a la denominación de los centros culturales; aunque el récord negativo de participación lo ostenta la pregunta lanzada a los vecinos del distrito de Salamanca para promover una mayor protección a los edificios históricos, ya que sólo ha emitido su voto el 1,6% de los potenciales electores. En el desglose de la movilización por distritos para el conjunto de las preguntas y contabilizando las tres formas de votar, el Gobierno municipal puso ayer el acento en que ningún distrito ha quedado por debajo del 5%, mientras que Centro es el único en el que se ha rebasado la barrera del 10%. Por grupos de edad, los más movilizados han sido los madrileños mayores de 65 años: ha votado el 16% de este grupo. Las mujeres (50,7%) han votado ligeramente más que los hombres.

Junto a los resultados, el Gobierno de Ahora Madrid informó con detalle del coste del proceso. Sumados todos los conceptos, el desembolso global asciende a los 1.110.909 euros. De este montante, lo más costoso, con un desembolso de 384.170 euros ha sido el envío de cartas y su respuesta, a lo que hay que sumar otros 146.159 euros en sobres y en la impresión de las cartas. El coste final ha superado ampliamente la primera estimación, que el consistorio situó entre los 100.000 y los 600.000 euros.

Críticas desde todos los frentes

Sólo unos minutos después de la presentación a la Prensa de los resultados de la consulta ciudadana, la votación se hacía protagonista en el Pleno.

Todos los patidos de la oposición, incluído el PSOE, lo criticaron. Esperanza Aguirre calificó el proceso de «trampa colosal de los populistas para confundir a los ciudadanos para que pierdan su fe en la democracia». La portavoz del PP aseguró respecto a los 212.000 participantes: «Dicen que es una barbaridad tener 200.000 respuestas; el concejal Pedro Corral en sus vídeos tiene más de 60.000 y yo más de 500.000 seguidores en Twitter». Por parte del PSOE, Puri Causapié, matizó que «la participación no se la ha inventado Ahora Madrid, la participación se ha hecho en España con movimientos vecinales» y reprochó que se hayan presentado los datos en una rueda de prensa y no en el Pleno municipal». Por parte de Ciudadanos, la edil Silvia Saavedra calificó la consulta de «show» y apuntó que se ha llevado a cabo «sin ninguna garantía».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs