MENÚ
domingo 15 septiembre 2019
22:47
Actualizado

Nuevo Norte vuelve a estar en manos de Carmena

El nuevo plan, que la alcaldesa quiere aprobar en Pleno antes de 2019, reduce su edificabilidad en un 6% y tendrá un total de 10.510 viviendas de las que el 20% serán protegidas.

  • Nuevo Norte vuelve a estar en manos de Carmena

Tiempo de lectura 4 min.

18 de abril de 2018. 03:28h

Comentada
Paula Poveda Madrid. 17/4/2018

Nuevo nombre y nueva distribución de los terrenos para un proyecto que está encima de la mesa desde 1993 y que ayer volvió al mismo punto en el que la ex alcaldesa, Ana Botella, dejó a su antecesor justo antes de las elecciones de 2015. El Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento de Madrid y los responsables de Distrito Castellana Norte (DCN), entidad de BBVA, cerraron este martes su acuerdo sobre Madrid Nuevo Norte. La nueva «operación Chamartín» reduce su edificabilidad en 708.500 metros cuadrados (de 3,4 millones de metros cuadrados a los actuales 2,6) y fija en 10.510 las viviendas con las que contará el ámbito de las que el 20% serán protegidas. El proyecto, ideado hace 25 años, inició su nueva tramitación en la administración municipal este lunes. Está previsto, si no hay nuevos contratiempos (Ahora Madrid y PSOE tumbaron en 2016 el plan que había dejado preparado el PP, no sin que se produjeran enfrentamientos en el seno del partido de Gobierno), que la Junta de Gobierno del próximo mes de julio de luz verde a la aprobación inicial del documento. Posteriormente, a finales de año, podría ser el pleno el que concluya su tramitación al admitir la modificación del Plan General de 1997, explicó el ministro Íñigo de la Serna. Según los cálculos del responsable de Urbanismo de la capital la foto de la primera piedra no podrá tomarse, como mínimo, hasta dentro de cuatro o cinco años.

La principal novedad de Madrid Nuevo Norte, un proyecto más «social» y «sostenible» que el del PP, según explicó ayer la alcaldesa Manuela Carmena, es que establece su edificabilidad en 2.662.500 metros cuadrados, un 6% menos de lo previsto en el proyecto de 2015, y ubica las viviendas en la zona norte del planeamiento (7.150 en Fuencarral-Malmea y Fuencarral-Tres Olivos a las que se suman 757 más en Las Tablas). La zona que queda al sur de la M-30 también tendrá viviendas (está previsto que unas 2.600) pero su uso mayoritario será terciario y de oficinas (1.220.000 metros cuadrados) vinculados, sobre todo, a la actividad de la estación de Chamartín. En este área, junto al nuevo intercambiador modal de transportes, se levantará un gran Centro de Negocios de 1.040.000 metros cuadrados edificables que, además, contará con una ampliación de 180.000 metros cuadrados construbles más dentro de la propia estación. Se espera que la reordenación de la actividad de esta zona convierta al entorno de la estación de Chamartín en un gran polo de atracción para la actividad terciaria ya que aumentará en más de un millón de metros cuadrados la oferta de oficinas en el CBC (Central Bussiness District) de la capital.

Más zonas verdes

Con respecto al acuerdo marco sobre este ámbito, cerrado en julio de 2017 pero que nunca llegó a iniciar su tramitación administrativa, ahora se han excluido de la ordenación los suelos que estaban destinados al sistema general viario y ferroviario y que, explicó el Ayuntamiento, ya no serán «objeto de transformación». El objetivo del Consistorio es «lograr un proyecto participado», por ello, el Área de Desarrollo Urbano Sostenible ha convocado a la Mesa Social de Chamartín en la que se debatirán y recogerán las propuestas y sugerencias de vecinos y agentes implicados en el proyecto.

En cuanto a las cuestiones concretas, el plan incluye la creación de corredores verdes en la calle Mauricio Legendre; entre Plaza Castilla, el Poblado de Absorción B de Fuencarral, el casco histórico del distrito y Tres Olivos (con carril bici y sendas a pie desde el centro de la ciudad hasta el borde con la M-40); un nuevo parque lineal en la calle Bambú con canchas deportivas y se plantea que las vías queden cubiertas por una losa ajardinada en la colonia Virgen de Begoña. Además, el proyecto Madrid Nuevo Norte ha planteado la creación de una gran plaza de acceso a la estación de Chamartín por su lado oeste en la que se mezclarán el tráfico rodado y peatonal con una nueva estación de autobuses complementaria a la actual de Plaza Castilla. También se ejecutará la peatonalización de la Castellana entre Sinesio Delgado y el nudo Norte, soterrando la mayor parte del tráfico. Todas estas modificaciones dejarán un gran espacio en el ámbito de las Cuatro Torres a los que se sumará una fachada totalmente peatonal para La Paz. La parcela de la EMT se mantendrá como dotacional y el uso deportivo del ámbito se reserva para una gran parcela situada un poco más al este que la parcela actual.

También habrá cambios en el casco histórico de Fuencarral donde se plantea que el tráfico viario discurra por un nuevo trazado por su borde oriental con el objetivo de liberar la calle Nuestra Señora de Valverde. Por último, las ermitas de San Roque y Nuestra Señora de Lourdes se mantendrán en sus actuales ubicaciones mejorando su entorno para que estos barrios, a pesar de la importante transformación a la que serán sometidos, sigan conservando las tradiciones.

En lo que respecta a la estación, Fomento detalló que Chamartín contará con una superficie total de 236.324 metros cuadrados divididos entre el propio edificio de la estación y cuatro fachadas urbanas. En este caso las obras, para garantizar los servicios ferroviarios, se desarrollarán por fases en función de lo que determine un estudio informativo que el ministerio ya ha encargado para garantizar el tráfico tanto cercanías como de media distancia, los AVE y las nuevas líneas de Alta Velocidad.

En lo que se refiere al empleo un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid prevé que este proyecto genere más de 200.000 puestos de trabajo. La previsión es la que inversión de Madrid Nuevo Norte supere los 6.000 millones de euros.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs