Sin requisitos para dar talleres sobre diversidad sexual en los colegios

Vox reclamará formación adecuada para dar charlas en escuelas e institutos y el pin parental. La Comunidad admite que no hay exigencias mínimas aunque «cumple la ley».

Vox reclamará formación adecuada para dar charlas en escuelas e institutos y el pin parental. La Comunidad admite que no hay exigencias mínimas aunque «cumple la ley».

La Comunidad de Madrid admite que no hay un control sobre la formación de las personas que acuden a los colegios madrileños a impartir talleres sobre diversidad afectiva o sexual por parte del asociaciones Lgtbi como Cogam. Así lo ha reconocido el Ejecutivo regional en una respuesta que ha remitido por escrito a Rocío Monasterio, la portavoz del Grupo Parlamentario Vox en la Asamblea de Madrid.

Monasterio solicitó información al Consejo de Gobierno sobre los requisitos mínimos exigidos al personal que imparte estos cursos o talleres no reglados a alumnos de Primaria, Secundaria o FP en los colegios e institutos públicos o concertados de la Comunidad. El Ejecutivo regional ha respondido a la portavoz de Vox que «dada la heterogeneidad de las actividades realizadas, no existen unos requisitos mínimos establecidos de forma generalizada», aunque también especifica que «se cumple con el ordenamiento jurídico en vigor». El Grupo parlamentario ha manifestado que va a exigir que «cualquier persona que entre en contacto con menores en los colegios tenga una formación o titulación adecuada ya sean talleres extraescolares o de cualquier índole». Ayer volvió a pedir al Gobierno de Díaz Ayuso que implante el pin parental, una exigencia convertida en el leitmotiv de las intervenciones de la formación que lidera Monasterio en los plenos de la Asamblea de Vallecas y con la que está dispuesta a seguir dando la batalla.

En un primer momento, Vox pidió los nombres y apellidos de los voluntarios que acuden a los colegios a impartir estas charlas, lo que fue calificado por la diputada socialista Carla Antonelli como una «caza de brujas» contra el colectivo Lgtbi y por Unidas Podemos como «un claro intento de intimidación». Después, la formación de Santiago Abascal reformuló la pregunta a la que ahora la Comunidad da respuesta.

Mientras, la Consejería de Educación ve innecesario el pin parental. «Atentaría contra la autonomía de los centros educativos. A éstos les hemos pedido que informen a los padres antes del inicio del curso escolar de las charlas y talleres extra curriculares para que ellos puedan decidir en libertad si quieren que sus hijos acudan o no». Educación también ha asegurado que quiere que figure en las webs de los colegios las actividades extracurriculares que han desarrollado a lo largo del curso para que los padres tengan toda la información para matricular a sus hijos en el centro que consideren más adecuado». Asimismo asegura que «las instrucciones de las dos viceconsejerías desde 2016 indican que las charlas o talleres serán impartidas en presencia de un tutor de la clase y los que las impartan deberán acreditar certificado de estar libre de delitos sexuales (...) A Vox no le gusta que cumplamos la ley Lgtbi, pero lo tenemos que hacer», ha manifestado un portavoz. El pin parental ya se aplica en otras autonomías en las que Vox gobierna en coalición, como en Murcia. El partido lo está solicitando en todos los parlamentos en los que tiene representación.