Sólo dos de las seis salidas del Arena estaban abiertas antes del tapón

A las 2:25 la organización abrio un portón de emergencias pero para que entraran unos 2.200 jóvenes más. «La pista se convirtió en una jaula», dicen los abogados

Dos meses y medio después de la tragedia del Madrid Arena, las partes personadas en el caso han podido visionar de forma oficial parte de las más de 1.500 horas de grabación que las cámaras de seguridad captaron aquella noche en el interior y exterior del pabellón de los hechos. Desde las diez de la mañana los abogados de las acusaciones y las defensas y el fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, visionaron en la Jefatura Superior de Policía de Madrid seis de los 127 vídeos grabados. Las acusaciones coincidieron ayer en destacar el «absoluto descontrol en la organización» que hubo aquella noche, a la vista de las imágenes. «Lo peor de ver las imágenes es cómo se fragua el accidente, intuyes que algo malo va a pasar», explicó ayer Gerardo Viada, abogado de la familia de Katia Esteban. Las partes agradecieron ayer el trabajo desarrollado por los agentes del Grupo V de Homicidios, quienes colaboraron ayer en el visionado, indicando los momentos relevantes de la investigación para ahorrar horas de visionado innecesario. Las grabaciones de ayer corresponden a cámaras interiores y, la más importante, según las acusaciones, es el vídeo que recoge la salida F-14, una rampa de acceso a vehículos de emergencias situada en la planta baja del recinto (en cota 0) y que da acceso directo a la pista central. Es la cámara 87 y, según los abogados, recoge cómo a las 2:25 horas se abre el portón –lo hace uno de los controladores de acceso, pero no se sabe quién lo ordena– y, en unos 36 minutos, se aprecia la entrada de gente. El abogado de la familia de Belén Langdon, Abdón Núñez, asegura que en ese espacio de tiempo entran más de 2.200 personas, justo antes del comienzo de la actuación de Steve Aoki. Una de las contradicciones evidentes con la declaración del organizador de la fiesta, Miguel Ángel Flores, en su primera declaración judicial, es que las imágenes muestran a los jóvenes entrando por esta rampa «tranquilamente» y «ni mucho menos» corriendo o en avalancha, como sostuvo el dueño de Diviertt. Casi al mismo tiempo que se abre el portón de emergencias (poco ante de las 2:30 horas) se cerró arriba, en cota 11, la entrada principal y oficial al pabellón con unas vallas de seguridad. La entrada masiva de público a la pista central por este pasillo provocó una «oleada» natural de personas hacia el interior, taponando aún más el vomitorio, ya colapsado, donde minutos más tarde morirían cinco chicas. «Si alguien quería salir de allí sólo tenía la opción del vomitorio colapsado u otro vomitorio que no se aprecia si está abierto; el resto de salidas estaban cerradas», destacó Viada.

«Como animales»

Núñez, por su parte, percibió que «se encerró a las personas sin ningún tipo de medidas de seguridad y sin posibilidad de escapar». También señaló que la llegada a la enfermería estaba obstaculizada y que la salida de emergencia estuvo cerrada toda la noche hasta que alguien la abrió para que entrara gente a la actuación. Por su parte, la abogada de la familia de Cristina Arce, Mª José Siñeriz, explicó que «se metió a las personas como si fueran animales. No se tuvo en cuanta la seguridad». La abogada asegura que en un momento se ve al responsable de Kontrol, 34, Carlos Manzanares, dando instrucciones a sus empleados, algo que también negó el imputado en su declaración. Su abogado, Oskar Zein, aseguró que «no se puede saber que da instrucciones porque no hay audio».

También esta cámara 87 muestra cómo trasladan a cuatro jóvenes en brazos desde poco antes de las cuatro de la madrugada. «El camino desde el vomitorio del accidente hasta la enfermería, pasando por el anillo que bordea la pista central, no es corto pero era el único posible sin atravesar la pista central», añadió Viada quien, al contrario de algunos compañeros de acusación, no puede afirmar que en un momento de la madrugada se observe al doctor Viñals abandonando el recinto. «Las imágenes no son muy nítidas», reconoció.

Por la tarde el visionado volvió a proyectarse para aquellos que no hubieran podido asistir por la mañana, entre ellos el juez instructor, Eduardo López-Palop, quien no puede dedicarse por completo a esta instrucción. Aunque el TSJM ya ha autorizado a que el Consejo General del Poder Judicial refuerce a este juzgado con un juez sustituto, aún no se ha hecho efectivo. Esta mañana se visionarán las imágenes del exterior del recinto.