Veredas con chubasquero

Medio Ambiente recubrirá con un sistema pionero un tramo de la vereda de San Antón sobre la que hay circulación de vehículos, deportistas y trashumancia
Medio Ambiente recubrirá con un sistema pionero un tramo de la vereda de San Antón sobre la que hay circulación de vehículos, deportistas y trashumancia

Vehículos, ciclistas, corredores, animales en trashumancia... la vía pecuaria que da salida desde la Puerta del Zarzón de la Casa de Campo por la vereda de la Venta de San Antón y que entronca con la senda ciclista del parque lineal de Pozuelo de Alarcón se va a convertir en un banco de pruebas en el que se tratará de mejorar su resistencia. La Consejería de Medio Ambiente tiene previsto realizar en este tramo una prueba piloto que culminará con la aparición de una especie de chubasquero sobre la vereda. El impermeable en cuestión, informaron fuentes del departamento que dirige Borja Sarasola, es un producto sellante e inocuo medioambientalmente que se empleará en Madrid de forma pionera para mejorar la resistencia de este tramo de vía pecuaria de unos 70 metros, muy castigado por el tránsito de vehículos que soporta, autorizados porque da acceso a una urbanización.

Básicamente, se trata de un polímero transparente y totalmente respetuoso con el Medio Ambiente que penetra en la masa del suelo sobre el cual se aplica estabilizándolo y sellándolo al provocar la unión de las partículas del suelo con el producto. De esta forma, se refuerza la estructura del terreno y se minimiza la aparición de baches o deformaciones del terreno al dotarlo de mayor resistencia a la compresión y reducir su permeabilidad.

El objetivo de la medida pasa por mejorar el firme para potenciar la conservación y uso público de la vía pecuaria, pero al mismo tiempo se traducirá en una reducción de los costes asociados a su mantenimiento. Si el sistema da los resultados esperados, esta técnica podría aplicarse en otras vías pecuarias madrileñas.

El tramo de la vereda de la Venta de San Antón sobre el que se va a actuar forma parte del denominado corredor «Casa de Campo-Sierra de Guadarrama», uno de los siete corredores ambientales diseñados por la Comunidad de Madrid sobre la Red de Vías Pecuarias para interconectar los Lugares de Interés Comunitario (LIC) y ZEPAs entre sí a modo de «pasillos ecológicos», además de adecuarlos para los usos recreativos, educativos y deportivos. Este corredor de 53 km de longitud arranca en las tapias de la Casa de Campo y finaliza en el Monasterio de San Lorenzo del Escorial después de pasar por Pozuelo de Alarcón, Boadilla del Monte, Majadahonda, Villanueva de la Cañada, Villanueva del Pardillo, Valdemorillo y El Escorial.

Se trata de la principal vía pecuaria colectora de piaras de ovejas. Además, esta vereda, a pesar del desarrollo del área metropolitana de Madrid, aún posee una funcionalidad adecuada para soportar los usos propios de las vías pecuarias, como por ejemplo los ligados al ocio y a la práctica deportiva, como son el senderismo, el cicloturismo o la equitación, sin menoscabo de su valor como corredores ecológicos y de elementos enriquecedores del paisaje.

Cada año se acondicionan unos 120 kilómetros de vías en la Comunidad de Madrid, de forma que se realizan labores de limpieza, compactado y mejora del firme al tiempo que se realizan plantaciones arbóreas para hacer más agradable su uso.