Violan y agreden brutalmente a una joven estadounidense en Aluche (Madrid)

La Policía ha detenido al hombre que la atacó de madrugada, tras seguirla en un autobús hasta que se bajara la joven de 27 años

Andrea Sicignano ha publicado estas fotos a través de su cuenta de Facebook
Andrea Sicignano ha publicado estas fotos a través de su cuenta de Facebook

La Policía ha detenido al hombre que la atacó de madrugada, tras seguirla en un autobús hasta que se bajara la joven de 27 años.

Una estudiante norteamericana de 27 años que vive en Madrid fue brutalmente agredida y violada por un hombre el pasado fin de semana muy cerca del intercambiador de Aluche cuando regresaba ebria a casa después de asistir a un espectáculo de flamenco con un amigo.

Andrea Sicignano, que reside en Madrid desde hace seis meses, indicó que tanto ella como su amigo se encontraban borrachos. Durante la madrugada, ambos se separaron para ir cada uno por separado a su domicilio.

«Al tratar de llegar a casa, me subí en un autobús equivocado que me llevó hasta el final de la línea de una zona que me resultó totalmente desconocida", relató Andrea a través de su cuenta de Facebook. "Estaba perdida a las cuatro de la mañana y ya no había transporte público. Necesitaba ayuda y un hombre me aseguró que me podía ayudar a llegar a casa", añadió.

Cuando Andrea se dio cuenta de que podría encontrarse en serio peligro, trató de escapar, pero el hombre se volvió violento con ella. «Me golpeó en la cara una y otra vez hasta que no pude pelear más. Y me violó», escribió la joven estadounidense sobre su agresor, quien le arrebató el teléfono. «Tengo tu móvil, no puedes llamar a nadie», llegó a decirle mientras la golpeaba violentamente.

Contemplando la brutalidad del ataque, la estudiante fingió estar muerta: «Cerré los ojos con la esperanza de que cuando los abriera se hubiera ido». Lo hizo, pero solo después de violarla y dejarla allí tirada con la cara ensangrentada como se puede apreciar en las imágenes. «La sangre me cubría la cara, el pelo y la chaqueta. Un tipo extraño, a quien nunca tendré la oportunidad de dar las gracias, llamó a la ambulancia y trató de calmarme mientras esperábamos a que llegase», agregó Andrea.

La joven fue trasladada inmediatamente al hospital, donde los médicos le practicaron un examen forense para casos de violación, además de una resonancia magnética y otro análisis exhaustivo en uno de sus ojos, hinchados tras la paliza. Su nariz estaba fracturada y tenía moratones y arañazos por todo el cuerpo.

La Policía Nacional abrió una investigación que, según confirmaron ayer fuentes cercanas a la investigación, dio sus frutos el pasado martes cuando los agentes detuvieron al presunto agresor, identificado por la víctima en una prueba de reconocimiento.