MENÚ
viernes 14 diciembre 2018
17:15
Actualizado

Wanda da 58 días a Baraka para que pague el Edificio España

El grupo chino amenaza con romper el acuerdo, y quedarse con los 20 millones que el empresario murciano adelantó, si no le abona 252 restantes.

  • Recreación de cómo quedará el Edificio España tras la reforma que acometerá en su interior y en las fachadas el grupo Baraka
    Recreación de cómo quedará el Edificio España tras la reforma que acometerá en su interior y en las fachadas el grupo Baraka

Tiempo de lectura 4 min.

04 de abril de 2017. 01:23h

Comentada
Pablo Gómez 4/4/2017

Tras los ásperos desencuentros que protagonizaron el Ayuntamiento de Madrid y Wanda en torno a los planes del grupo chino para reformar el Edificio España, el futuro para reabrir el rascacielos parecía haberse despejado en los últimos meses. Baraka, el conglomerado empresarial propiedad del millonario español Trinitario Casanova, llegó a un acuerdo con Wanda para comprar el inmueble. Su proyecto, además, recibió de forma explícita la bendición del Gobierno de Manuela Carmena. Para este mismo mes de abril estaban previstas las primeras obras y Casanova agasajó hace pocas semanas a la alcaldesa y a su equipo en el «hall» del futuro hotel como demostración de que el problema estaba desencallado.

El pasado viernes tenía que haberse formalizado la venta del edificio. Baraka, sin embargo, no abonó los 252 millones que aún le restan por pagar. Desde el grupo comprador se argumentó entonces que Wanda no había presentado sus cuentas de 2016 y esta circunstancia hacía inviable la transacción. Ayer, contestó Wanda con una versión muy diferente a la ofrecida por Baraka. A través de un comunicado remitido a la Bolsa de Hong Kong, la multinacional propiedad de Wang Jianlin trasladó toda la presión a Baraka: que la venta llegue a buen puerto depende únicamente de que la empresa murciana haga frente a al pago pendiente, según la nota hecha pública por Wanda.

WANDA: «HEMOS CUMPLIDO»

La compañía china asegura haber cumplido con «todas sus obligaciones con respecto a la finalización del acuerdo» al tiempo que reconoce que es el comprador el que necesita más tiempo. Quizá lo más preocupante para la estabilidad del proyecto y de las conversaciones sea que Wanda da un ultimátum a Baraka: si el 1 de junio no ha abonado los 252 millones pendientes, el vendedor afirma tener derecho «a rescindir el acuerdo y retener los depósitos recibidos». Es decir, que si Baraka no paga en los próximos 58 días el montante total del rascacielos, Wanda podría, según su versión, romper el contrato de la operación sin tener que devolver los 20 millones que la otra parte ya ha abonado.

A pesar de esto, el comunicado de Wanda sí reconoce que esta ampliación del plazo para formalizar la venta se ha tomado de común acuerdo con Baraka y que, además, «todos los términos y condiciones materiales del acuerdo permanecen sin cambios». En el comunicado, la multinacional de Wang Jianlin también reconoce que en el momento actual está pendiente de la venta del edificio para cancelar un préstamo con una entidad financiera de China –cuyo nombre omite en la nota–, aunque no aclara si ello afecta a la presentación de sus cuentas de 2016.

BARAKA, sin las escrituras

El ultimátum de Wanda llega apenas tres días después de que Baraka señalase en otro comunicado que la responsabilidad de que no se hubiera efectuado la venta era del administrador saliente: «Tal y como teníamos pactado, cumpliendo por parte de nuestra empresa los acuerdos firmados, ha sido imposible el otorgamiento de la escritura pública de compraventa por parte de la vendedora, el Grupo Wanda, por no haber formulado, aprobado y presentado las cuentas del ejercicio fiscal correspondiente a 2016, tal y como establece el artículo 253.1 del Real Decreto Legislativo 1/2010». Pese a ello, Baraka, como Wanda ayer, manifestó el viernes su «firme compromiso y nuestra ilusión máxima en el proyecto de rehabilitación del Edificio España, estando ya organizados los trabajos de construcción de modo inmediato, una vez que Wanda haya solventado lo anteriormente comentado».

«Firme Compromiso» de RIU

El tercer actor en este proceso que debe culminar con la rehabilitación y apertura del rascacielos es la empresa hotelera RIU. La compañía balear ratificó ayer su absoluto compromiso con el proyecto pilotado por Baraka. En concreto, RIU llegó a un acuerdo con el grupo que preside Trinitario Casanova para adquirir el 25 por ciento del edificio, lo que le permitiría además entrar en la sociedad para la compra y reforma del edificio. Fuentes de esta empresa negaron ayer que las diferencias evidenciadas entre Wanda y Baraka hayan alterado sus planes sobre el que será su primer hotel en la capital. En concreto, desde RIU aseguraron a Europa Press que los acuerdos que estaban hechos hasta el momento «se han ratificado hasta el 1 de junio», de manera que se «ha alargado el plazo para ratificarlo más adelante cuando se pueda hacer la compra». Además, destacan que la intención del grupo de gestionar un RIU plaza en el edificio España sigue «firme». En el Ayuntamiento por su parte, están a la espera de que se cierre la venta para conceder las primeras licencias de obra a Baraka. Según los planes del futuro titular del edificio, la licencia que dará el pistoletazo de salida a las obras será la que permite acometer la consolidación de la estructura y de la fachada.

Últimas noticias