Política

El Defensor del Pueblo pide información por el expolio de Calamari y Casa del Tío Lobo

La Asociación de Defensa del Patrimonio, Daphne, consigue que el Ministerio de Cultura inicie el procedimiento en las villas modernistas de Cartagena y La Unión consideradas BIC

La Villa Calamari ha sufrido diversos incendios y actos vandálicos que la han deteriorado gravemente. LA RAZÓN
La Villa Calamari ha sufrido diversos incendios y actos vandálicos que la han deteriorado gravemente. LA RAZÓN

La Asociación de Defensa del Patrimonio, Daphne, consigue que el Ministerio de Cultura inicie el procedimiento en las villas modernistas de Cartagena y La Unión consideradas BIC

La Asociación de Defensa del Patrimonio, Dapfne, ha conseguido que el defensor del Pueblo se interese por la situación de expolio que sufren la villas modernistas, declaradas Bien de Interés Cultural, Calamari, en Cartagena y Casa del tío Lobo, en Portmán, La Unión. Por ello, esta misma semana pidió información al Ministerio de Cultura que, a su vez, ha solicitado informes a los ayuntamientos implicados y a la Dirección General de Bienes Culturales de Murcia.

En julio de 2017 Dapfne denunció el expolio continuado por acción y omisión de las dos villas desde que fueran declaradas como BIC, en el caso de Villa Calamari en 2012, fecha desde la que ha sufrido incendios y actos vandálicos que la han deteriorado gravemente.

Desde la asociación consideran que la Ley de Patrimonio Regional contempla el deber de conservación, mantenimiento y protección de un bien desde el inicio del procedimiento de incoación, hecho que, según la denuncia, se ha incumplido sistemáticamente hasta llegar a la situación actual.

Tras la reclamación efectuada el pasado año ante el Gobierno, la inmobiliaria propietaria hizo algunas obras de conservación y un plan de mantenimiento de lo ya expoliado que, según Daphne, no permite habilitar las visitas públicas a las que obliga la normativa autonómica.

Los informes solicitados ahora determinarán si se ha producido el expolio en ambos inmuebles o si, en su caso, se está incumpliendo la legislación. Daphne asegura que en el caso de que se determine el expolio de ambos inmuebles, el Ministerio ordenará al propietario que ejecute las medidas necesarias para evitarlo y, subsidiariamente, en caso de que no se realizaran, deberán responsabilizarse, tanto la Comunidad como el Gobierno central para preservar el patrimonio y conservarlo para las futuras generaciones, un hecho fundamental en el horizonte cultural europeo.

Los edificios deberían poder ser visitados, al menos, cuatro días al mes tras ser declarados BIC

Desde hace años Dapfne viene denunciando el incumplimiento de la Ley con respecto a estos edificios que fueron declarados BIC en el año 2002, en el caso de la Casa del Tío Lobo y en 2012 la Villa Calamari, dado que desde la Administración no se impulsó un plan de mantenimiento para la conservación de los edificios, lo que ha permitido su continuo deterioro. Impedir la visita pública, según una sentencia del Tribunal Constitucional dictada en el año 2014, está ligado al expolio de un Bien. Este hecho, según la asociación, fue comunicado a la Dirección General de Bienes Culturales y a la propia consejera. Ante la falta de reacción de la Consejería, se elevó una queja al Defensor del Pueblo que ahora ha iniciado el procedimiento para averiguar la situación en la que se encuentran. La denuncia de expolio también llegó al Ministerio de Cultura por permitir que no se pongan en marcha medidas que hagan efectiva la labor social del patrimonio cultural.