La investidura de Miras será bajo la remodelación del pacto con Ciudadanos

La formación naranja no pedirá el acta de diputado a Sánchez pero pondrá condiciones al nuevo Gobierno

Losportavoces de Ciudadanos, Miguel Sánchez, y del Partido Popular, Víctor Manuel Martínez
Losportavoces de Ciudadanos, Miguel Sánchez, y del Partido Popular, Víctor Manuel Martínez

La caída de Pedro Antonio Sánchez como presidente de la Comunidad provocará la revisión del pacto de investidura en algunos temas, pero principalmente en el que ha motivado la crisis política en la Región, con el objetivo de trasladar la línea roja a la imputación formal, según fuentes consultadas por este periódico.

Asimismo, las mismas fuentes consideran que Sánchez seguirá teniendo influencia en la política del Partido Popular, ya que el candidato Fernando López Miras, designado por el propio Sánchez por ser su mano derecha, mantendrá el equipo de Gobierno actualmente establecido, como suele suceder en estos casos.

De igual manera, todo el proyecto político abordado por Sánchez durante los dos años en los que ha estado al frente del Gobierno seguirá adelante bajo las órdenes del mismo, que mantendrá su acta como diputado y seguirá como presidente del PP en la Región.

La toma de posesión de López Miras, apuntan las fuentes, seguirá adelante dado que desde Cs no exigirán que Pedro Antonio Sánchez deje su acta, pese a las presiones de los grupos de la oposición (PSOE y Podemos), que incitan al portavoz de la formación naranja, Miguel Sánchez, a apretar más el acuerdo y exigir la cabeza del ex jefe del Ejecutivo murciano.

Futuro incierto

No obstante, para los próximos meses se esperan, previsiblemente, nuevos cambios que puedan afectar no sólo al PP, sino a todos los grupos del arco parlamentario. Es el caso del propio portavoz de Ciudadanos, que tras varios meses en el foco de atención mediática tanto regional como nacional, podría apartarse y dejar paso a un nuevo líder.

De hecho, las primeras quinielas apuntan a que sea el actual coordinador territorial y portavoz de la formación en el Ayuntamiento de Murcia, Mario Gómez, uno de los hombres con más peso político en el panorama murciano.

De igual forma, podría peligrar la portavocía para el actual líder de Podemos en la Región, Óscar Urralburu, después de que en los días previos a Vistalegre 2, el murciano apostara por la candidatura del entonces número dos del partido, Íñigo Errejón, al frente de la dirección de la formación morada, que finalmente obtuvo un 40 por ciento del apoyo frente al 89 cosechado por Pablo Iglesias.

En lo referente al secretario general del PSOE-RM, Rafael González Tovar, el desgaste de las últimas elecciones autonómicas y la pérdida de fuerza estas semanas con el liderazgo de la moción de censura fallido, podría llevar a Ferraz a prescindir de él en el próximo Congreso socialista de verano.