Región de Murcia

La Región invierte 4,6 millones en fomentar el empleo de calidad y contra la temporalidad

Los colectivos de desempleados incluidos son los jóvenes menores de 30 años, parados de larga duración, personas en situación o riesgo de exclusión social, víctimas del terrorismo y mujeres maltratadas

El  consejero de Empleo, Juan Hernández, ayer tras el Consejo de Gobierno junto a la portavoz del Ejecutivo murciano, Noelia Arroyo, en el Palacio de San Esteban
El consejero de Empleo, Juan Hernández, ayer tras el Consejo de Gobierno junto a la portavoz del Ejecutivo murciano, Noelia Arroyo, en el Palacio de San Esteban larazon

Los colectivos de desempleados incluidos son los jóvenes menores de 30 años, parados de larga duración, personas en situación o riesgo de exclusión social, víctimas del terrorismo y mujeres maltratadas

A través de una batería de medidas por valor de 4,6 millones de euros destinadas al sector empresarial, el Gobierno regional anunció ayer la puesta en marcha de una serie de subvenciones destinadas a fomentar el empleo de calidad y luchar contra la temporalidad.

Así lo detalló el consejero de Empleo, Universidades y Empresa, Juan Hernández, tras la aprobación del proyecto en Consejo de Gobierno. «Estas ayudas van a hacer que cada vez más empresas tomen la decisión de ampliar sus plantillas, pero lo fundamental es que no solo sean contratos estables y por tanto de calidad, sino que beneficiarán a aquellos colectivos de desempleados con más dificultades, y que son prioritarios para este Ejecutivo».

De esta forma, a través de subvenciones del Servicio Regional de Empleo y Formación (SEF), estas ayudas estarán disponibles hasta el próximo 1 de octubre para aquellas mercantiles que contraten a parados, que ofrezcan prácticas a jóvenes desempleados o que conviertan contratos formativos en indefinidos. La previsión del Ejecutivo murcianos es que se alcance, al menos, la cifra de mil ayudas.

Concretamente, estas ayudas se fraccionan en virtud de las personas a las que se contraten. El primero de estos bloques se centra en ofrecer subvenciones que van desde los 3.000 a los 9.000 euros por cada desempleado que se contrate de manera indefinida, «siempre que ese parado pertenezca a un colectivo considerado de difícil inserción».

Estos son los constituidos por jóvenes menores de 30 años, los parados de larga duración, personas en situación o riesgo de exclusión social, víctimas del terrorismo y mujeres víctimas de violencia de género. Así, la ayuda a la empresa contratante sería de 3.750 euros si el vínculo laboral es a tiempo parcial, y de 7.500 si es a tiempo completo.

La segunda línea de ayudas va dirigida a las empresas que ofrezcan a jóvenes parados un contrato en prácticas, o bien unas prácticas no laborales. En el primero de los casos, la ayuda oscilaría entre los 1.500 y los 5.100 euros a la empresa, dependiendo de la duración del contrato (mínimo seis meses, y máximo 24), y en el segundo de 2.400.

Por último, el tercer bloque de las subvenciones busca animar a las empresas a que hagan fijos los contratos formativos con los que actualmente cuenten. Así, la subvención sería de 3.000 euros si dicho contrato formativo se transforma en uno indefinido a tiempo parcial, y de hasta 6.000 si se convierte en indefinido a tiempo completo.