Los «piratas informáticos» aumentan en la Región de Murcia

Según los expertos, el virus «secuestrador» es el más frecuente entre los «hackers» que exigen un rescate para poder acceder al equipo

La Policía Nacional ha intervenido, en los últimos meses, en 17 ciberataques dirigidos a empresas o trabajadores autónomos de la Región
La Policía Nacional ha intervenido, en los últimos meses, en 17 ciberataques dirigidos a empresas o trabajadores autónomos de la Región

La dependencia a las nuevas tecnologías ha convertido los aparatos eléctricos como los móviles, las tabletas y los ordenadores en inseparables para las rutinas diarias y por ello las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detectado una constante evolución de los conocidos como «piratas informáticos», sobre todo, en la Región de Murcia. Estos «intrusos» pertenecen en su mayoría a grupos de delincuencia organizada de carácter internacional, con sede en el extranjero, por lo que su ámbito de actuación es mundial.

Roban contraseñas, piratean las coordenadas, controlan las cámaras de los dispositivos y acceden a todos los documentos, archivos, fotografías que están guardados en todos los aparatos tecnológicos cuyo uso es diario. En este sentido, la Guardia Civil advierte que el aumento de ataques informáticos denunciados en la Región es similar a la media del país, y que entre las intrusiones más frecuentes se encuentra el llamado «criptovirus» o virus «secuestrador».

Se trata de un «software» malicioso que infecta el sistema y restringe el acceso a todos los archivos, dándole el control al pirata infiltrado. Para liberarlo y otorgar de nuevo el control del dispositivo a su dueño, suelen exigir el pago de un rescate.

A través del correo electrónico

Según la Policía Nacional, estos ataques han sido denunciados en varias ocasiones por empresas y profesiones liberales tras haberse introducido a través de un correo electrónico, haciendo creer en muchos casos que se trataban de mensajes de interés para los usuarios, como los conocidos como virus «Endesa», con supuestos datos de facturación.

Por ello, la Benemérita advierte que este tipo de virus es «muy dañino» cuando se dirige a servidores de empresas en el que una vez infectado el servidor, si se intenta acceder, saldrá una pantalla en la que se indique cómo realizar el pago de dinero y el cambio de la clave para descifrar los ficheros. «Ya se han denunciado 17 ataques informáticos cuyos afectados fueron empresas y profesionales autónomos».

La forma de actuar de los piratas empieza, en primer lugar, con el desarrollo del virus por parte de un programador, que lo vende a través de los foros del mercado de la «Deep Web», y que puede ser comprado por otra organización criminal o usarse, simplemente, por una persona independiente o ciberdelincuente.

Lo más común, según las fuentes policiales, es que la compra se realice a través de la organización criminal, que reparte el «criptovirus» y lo entrega a los miembros pertenecientes. Una vez seleccionadas las víctimas de los ataques, el virus se propaga de forma masiva aunque, en muchas ocasiones, se utiliza para controlar todos los equipos de una misma empresa. El fin de estos ataques suele ser económico.