Admitida a trámite la denuncia contra el tanque de tormentas

Designado el mismo magistrado de la biblioteca del Prado

La construcción del tanque ha creado enorme preocupación entre los vecinos, que incluso solicitan medidas cautelares al juzgado
La construcción del tanque ha creado enorme preocupación entre los vecinos, que incluso solicitan medidas cautelares al juzgado

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha admitido a trámite el recurso presentado por los vecinos del Residencial Las Góndolas en Sevilla Este contra la construcción de un tanque de tormentas en la calle Gruta de las Maravillas por parte de la Administración local. Se trata de una infraestructura que cuenta con un presupuesto de más de ocho millones de euros y una financiación a través de fondos Feder destinada a evitar inundaciones en la cuenca del Tamarguillo, proyectada por Emasesa y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Ante la falta de información y el temor a que se ejecuten las obras sin permisos y con peligro para sus viviendas, los denunciantes solicitan al mismo tiempo la adopción de medidas cautelares para paralizar los trabajos, circunstancia por la cual el tribunal da por formada la pieza separada y designa ponente del recurso al magistrado José Santos Gómez. Se da la circunstancia de que es el mismo juez que llevó la denuncia de los vecinos del Prado contra la biblioteca que la Universidad de Sevilla pretendía construir en los jardines y cuya estructura ha tenido que ser demolida recientemente. Aunque son dos casos muy distintos, desde la plataforma vecinal se asegura que hay «matices» aplicables al caso que los ocupa.

El TSJA abre un periodo de notificaciones a las administraciones afectadas para que manifiesten «lo que tuvieren conveniente». Gonzalo Pérez de Ayala, uno de los portavoces de la plataforma de vecinos, reiteró a este diario que desde el Ayuntamiento no se han puesto en contacto con ellos para ofrecer alternativas a la ubicación o los preceptivos informes que garanticen la seguridad de unas viviendas con problemas de cimentación y en las que viven alrededor de 3.000 sevillanos y existen más de un centener de locales comerciales. Hay un compromiso del Pleno.