MENÚ
miércoles 20 marzo 2019
01:48
Actualizado

La demencial noche de Praga se cobra a Machín

Joaquín Caparrós se hace cargo del equipo

  • Pablo Machín, en su último partido con el Sevilla / Foto: Efe
    Pablo Machín, en su último partido con el Sevilla / Foto: Efe
Sevilla.

Tiempo de lectura 2 min.

15 de marzo de 2019. 15:57h

Comentada
Lucas Haurie.  Sevilla. 15/3/2019

No hay entrenador que resista los embates de una mala racha como la que atraviesa el Sevilla, en caída libre en Liga y, en la noche del jueves, eliminado de forma rocambolesca pero merecidísima de la Liga Europa, el torneo en cuyo palmarés reina, por un Slavia de Praga que más se asemeja a un animoso grupo de la zona media de la Segunda división española que a un conjunto de la élite continental. Así, Pablo Machín ha sido destituido. Joaquín Caparrós, el improvisado director deportivo que lo contrató hace nueve meses, se volverá a poner el chándal para dirigir los once partidos de temporada que restan, en los que el objetivo inexcusable serán mantenerse dentro de los puestos europeos.

La demencial dirección del encuentro de anoche en Praga, en el que los sevillistas forzaron la prórroga para caer en el último minuto del tiempo extra, ha terminado de condenar a un técnico que tenía al equipo en la cabeza de la tabla a mediados de noviembre, ya con el primer tercio liguero consumido. Desde entonces, sin embargo, la decadencia ha sido imparable: deslizamiento hacia el pelotón de la Liga debido a sus cinco derrotas consecutivas como visitante, humillante eliminación de la Copa al encajar seis goles en Barcelona y, como estrambote, entrega ominosa del cetro de la Liga Europa. Un sencillo detalle que demuestra que Machín era un hombre desquiciado en el Eden Arena praguense: en 2019, los máximos goleadores del fútbol europeo son Messi, Mbappé, Kun Agüero y el sevillista Ben Yedder... a quien su entrenador sacó del campo en los minutos decisivos de la prórroga para dar entrada a Marko Rog. Quitó, o sea, a un delantero en estado de gracia para meter a un muchacho cedido que ha jugado tres ratos con sus compañeros y que cometió la falta (absurda) que originó el gol de la eliminación.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs