Contenido patrocinado

Consejos para que las infecciones urinarias no arruinen el verano

La cistitis es el problema urológico más frecuente y si no se trata a tiempo puede provocar graves consecuencias

Reagent Strip for Urinalysis , Routine Urinalysis, check-up analysis in laboratory.
Reagent Strip for Urinalysis , Routine Urinalysis, check-up analysis in laboratory.Adobestock analysis121980 - stock.adobe.com

El ansiado verano ya está aquí, pero, en muchas ocasiones, la temporada estival es sinónimo de problemas urológicos, sobre todo entre las mujeres. Los largos días de sol, playa, piscina y diversión traen consigo, en ocasiones, molestias en el aparato urinario que pueden convertirse en un gran problema de salud si no se previenen a tiempo. Es lo que ocurre, precisamente, con la cistitis, «una infección muy habitual que provoca la acumulación de bacterias y gérmenes, como la escherichia coli, en el tracto urinario», explica Reme Navarro, farmacéutica, nutricionista y directora de Estrategia de Negocio de Mifarma by Atida.

Según las estadísticas del Ministerio de Sanidad, la infección urinaria es la enfermedad más frecuente del aparato urinario y de todo el organismo. Hasta el punto de que, después de las enfermedades respiratorias, se trata de la infección más usual en el ámbito hospitalario. El cuadro cursa siempre sin fiebre, aunque si aparece un aumento de la temperatura corporal eso puede indicar que, además, otro órgano está afectado, lo que puede multiplicar las complicaciones. Por ello, aprender a prevenir esta patología resulta esencial para evitar males mayores, especialmente ante las inminentes vacaciones de verano, pues se trata del momento del año en el que hay más riesgo de sufrir este contratiempo.

La primera pregunta que resulta inevitable es la de saber cuáles son las causas que provocan una infección urinaria. Tal y como explica la farmacéutica Navarro, pueden existir varias razones para su aparición, entre ellas «tener una higiene insuficiente; mantener relaciones sexuales frecuentemente; el uso de espermicidas y de otros métodos anticonceptivos; la existencia de cálculos renales; sufrir diabetes y en ocasiones el empleo de tampones durante la menstruación, así como el hecho de utilizar ropa interior confeccionada con materiales sintéticos y llevarla muy apretada».

Sin embargo, a todas estas posibles causas se suman otras específicas de la época estival, ya que durante el verano aparecen otras situaciones que también favorecen su aparición como pueden ser los cambios bruscos de temperatura y el aumento del calor, la aparición de humedad provocada por permanecer con el traje de baño mojado, la posible acumulación de arena de la playa en la zona íntima o una deficiente hidratación. «Esta última razón resulta una causa muy habitual, ya que el calor provoca que sudemos más, y esto favorece la aparición de deshidratación sin apenas percatarnos; y ésta a su vez, la acumulación de orina en la vejiga y la aparición de numerosos gérmenes», explica la farmacéutica, nutricionista y directora de Estrategia de Negocio de Mifarma by Atida, quien hace hincapié en que «también es mucho más frecuente en las mujeres que en los hombres por una razón anatómica, ya que estos tienen una uretra más larga y por lo tanto, no se acumulan tantos gérmenes en esa zona».

Consejos para evitarla

Ante el aumento del riesgo de aparición de cistitis en verano resulta clave poner en práctica algunos consejos que puedan reducir las posibilidades de sufrir este tipo de infección urinaria:

-Beber muchos líquidos, especialmente agua. La cantidad mínima recomendada es de dos litros al día.

-Limpiar la vejiga y el ano en el sentido correcto. «Si no se realiza así los numerosos gérmenes de este último, pasarían a la vejiga», advierte Navarro.

-Evitar el consumo excesivo de alcohol, ya que provoca que se elimine más cantidad de agua. «Hay que beber un vaso de agua después de cada copa de alcohol», advierte la farmacéutica.

-Es importante orinar después de mantener una relación sexual. «Al hacerlo, se arrastran las posibles bacterias que se hayan podido acumular en el tracto urinario», detalla Navarro.

-Evitar el estreñimiento, porque este impide que se expulsen gérmenes y bacterias que están muy cerca de la vejiga y pueden provocar su infección.

-Tomar complementos alimenticios ayuda a prevenir y tratar la cistitis y otras infecciones del aparato urinario en formato bebible o en comprimidos.

Síntomas de la cistitis

-Orinar mucho: La constante sensación de tener que ir al baño puede servir de voz de alarma para detectar a tiempo una cistitis. Además, suele acompañarse de la impresión de vaciado incompleto y de la urgencia miccional.

-Dolor al ir al baño: Uno de los síntomas más determinantes a la hora de advertir una posible infección del tracto urinario es la sensación de dolor o ardor al orinar, que también puede combinarse con presión o calambre en el bajo vientre, así como dolor reflejo en la zona lumbar.

-Vigilar la orina: Ante cualquier sospecha de posible infección urinaria resulta imprescindible observar la orina después de acudir al baño. El olor intenso o desagradable del pis o la aparición de orina con aspecto turbio podría ser un indicativo de infección y, por supuesto, si aparece sangre. En el caso de que haya fiebre es probable que exista una afectación de vías urinarias altas.

-Dolor pélvico y abdominal: Los trastornos urológicos también pueden provocar dolores pélvicos y abdominales que suelen aumentar con la distensión vesical, al aguantar las ganas de orinar e incluso empeorar durante la menstruación.

¿Cómo prevenir la cistitis?

-Complemento alimenticio Cistitus Nox Forte: Este complemento alimenticio a base de noxamicina, arándano rojo americano, D-manosa, boswellia y B-carofileno se elimina vía urinaria. Está recomendado en personas adultas y se indica como coadyudante al tratamiento contra la cistitis. Además contribuye al buen funcionamiento del aparato urinario y lo pueden tomar personas con intolerancia al gluten. Es recomendable tomar un comprimido cada 12 horas en la fase aguda al menos durante 7 días.

Cistitus FOTO: Mifarma Mifarma

-Aceite del árbol del té 100% puro: El aceite esencial de árbol del té de Mifarma Natur es mundialmente conocido por su efecto antiséptico triple, contra bacterias, hongos y virus. En el caso de la cistitis proporciona alivio si se realizan baños durante al menos cinco minutos añadiendo unas gotas al agua, ya que tiene una poderosa acción antibiótica que puede eliminar las bacterias que causan estas infecciones urológicas frecuentes en las mujeres y más comunes en verano.

Melaleuca FOTO: Mifarma Mifarma

-Arándano rojo concentrado: Este complemento alimenticio está indicado como coadyudante de los tratamientos contra la cistitis y otras molestias urinarias. Posee propiedades antioxidantes y refuerza el sistema inmunológico. Incluye 90 cápsulas y se recomienda tomar entre 2 y 4 comprimidos al día en dos tomas, preferiblemente entre las comidas. Su composición es arándano rojo extracto estandarizado con un contenido en proantocianidinas de 3.6%; antiaglomerante; cápsula de gelatina y colorante.

Cápsulas de arándanos FOTO: Mifarma Mifarma

-Suplemento nutricional Manosar: Manosar es un suplemento nutricional indicado como coadyudante en caso de padecer molestias urinarias. En concreto, interfiere en la adhesión de E. coli al urotelio, pues el 80% de las infecciones por E. coli se producen por cepas sensibles a D-Manosa. Además, está enriquecido con vitaminas A, C y E y zinc, que contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario. Su fórmula de liberación controlada garantiza la presencia D-Manosa y los demás componentes las 24 horas en la orina. Se presenta en sticks de granulado oral muy cómodos y es apto para embarazadas.

Manosar FOTO: Mifarma Mifarma
Un proyecto de LR Content