Contenido patrocinado

Málaga, donde la cultura y la gastronomía se unen

El Hotel Molina Lario lanza el primer Staycation junto a la catedral de Málaga, a pocos metros del puerto, de la Malagueta y del Museo Picasso, desde 800 euros a la semana

El Hotel Molina Lario está justo en frente de la catedral de Málaga
El Hotel Molina Lario está justo en frente de la catedral de MálagaALEJANDRO MONEOMoneoMoneo

La cultura y la historia de Málaga se unen en su casco histórico, impulsadas este verano por una oferta vacacional pionera en la ciudad. Se trata del primer Staycation –estancia vacacional por semanas– que propone el Hotel Molina Lario, una opción que permite al viajero fusionarse con la ciudad que vio nacer a Picasso y que presume de gastronomía y de estilo de vida propios.

La fórmula propuesta por Hotel Molina Lario permite a sus clientes disfrutar, como si se tratara de una casa de verano, de todas las comodidades de un hotel de cuatro estrellas (entre las que destacan piscina, solárium, patio, restaurante, terraza, comida take away, limpieza…), con la misma flexibilidad y adaptación que un apartamento de alquiler.

«El Hotel Molina Lario se convierte en el hogar vacacional ideal para aquellos que buscan un lugar céntrico desde el que despertarse con vistas a la catedral, perderse por las callejuelas del centro histórico, rodearse de arte, cultura y acabar los atardeceres a ritmo de guitarra en la playa de La Malagueta», explica Marta Golobardes, directora general de Gallery Hoteles, grupo hotelero al que pertenece el Hotel Molina Lario.

Hotel Molina Lario FOTO: ALEJANDRO MONEO MoneoMoneo

«Staycation es una opción que prima el confort y los servicios que tenemos como hotel, sin renunciar a la flexibilidad y la personalización», apunta Ariadna Randuà, directora de Marketing de Gallery Hoteles, quien hace hincapié en que «el concepto nace de la necesidad de nuestros huéspedes de desconectar y alejarse de su ciudad. Con la irrupción de la pandemia, las vacaciones también han cambiado y desde Gallery Hoteles hemos tenido que adaptarnos a estos nuevos comportamientos».

«Queremos que nuestros clientes bajen revoluciones, que disfruten de un desayuno tipo buffet, que se relajen en la piscina o en el solárium… en definitiva, hacerles sentir que viven en una segunda residencia, con todos los servicios de un hotel y las ventajas de un hogar», añade Randuà.

Historia, cultura, gastronomía

El Hotel Molina Lario de Málaga está situado en un lugar privilegiado, frente a la catedral, en pleno centro histórico, cultural y comercial de la ciudad de Málaga, a escasos metros del puerto y del Museo Picasso; muy cerca de la playa de la Malagueta, donde la música y el ambiente definen el lugar; y a escasos minutos en coche de Pedregalejo, donde el espeto se convierte en manjar.

Se trata de un establecimiento de nueva construcción, formado por dos edificios rehabilitados con fachada original del siglo XIX, y un tercero completamente nuevo, que integran un conjunto hotelero único en el centro de la ciudad. El interiorismo gira en torno a la particular luz del lugar, plagado de rincones cuya ambientación cambia y se adapta desde el desayuno hasta el aperitivo, pasando por el almuerzo, la sobremesa, los tentempiés de tarde, las cenas y las copas de noche, siempre al ritmo de la ciudad.

Hotel Molina Lario tiene una amplia oferta gastronómica FOTO: ALEJANDRO MONEO MoneoMoneo

Sin salir de sus instalaciones, el restaurante Matiz propone recetas andaluzas en esencia, con detalles –matices– sorprendentes que fusionan tradición y modernidad. El resultado son platos basados en productos de proximidad, tapas y degustaciones con un estilo fresco y actual. Más información en la web: www.hotelmolinalario.com/

Un proyecto de LR Content