Contenido patrocinado

3 ventajas que puedes conseguir cambiando tu nómina de banco

Algunos clientes únicamente reciben una cuenta sin gastos de mantenimiento, otros obtienen muchas más ventajas

©Gonzalo Pérez MataLa Razón

Domiciliar la nómina en un banco tiene una clara ventaja: es la llave para dejar de pagar comisiones de mantenimiento por la cuenta, por las transferencias o por las tarjetas. No obstante, ahora algunos bancos exigen, además, cumplir requisitos extras para operar gratis como domiciliar un número mínimo de recibos o usar la tarjeta asociada a la cuenta.

Sin embargo, mientras que algunos clientes únicamente reciben una cuenta sin gastos de mantenimiento a cambio de su nómina, otros obtienen muchas más ventajas a cambio de su salario como, por ejemplo, regalos, descuentos en compras o rentabilidad, tal y como explica el comparador de cuentas sin comisiones HelpMyCash.com.

1 Dinerode regalo

Algunos bancos regalan dinero a los clientes que domicilian una nómina o pensión. Eso sí, a cambio hay que asumir una permanencia que suele ser de entre uno o dos años en función de la oferta y comprometerse a mantener los ingresos domiciliados durante ese tiempo, explican fuentes de HelpMyCash. Si se incumple la permanencia, el banco suele aplicar una penalización (si el regalo es dinero en efectivo, por lo general el cliente deberá devolver al banco la cantidad del abono proporcional al tiempo que quede hasta el vencimiento de la promoción).

Abanca, por ejemplo, regala 150 euros a cambio de domiciliar una nómina o pensión de al menos 600 euros mensuales durante dos años en la Cuenta Clara sin comisiones, una cuenta online con transferencias SEPA gratis, Bizum y una tarjeta de débito sin cuotas anuales. La promoción, vigente hasta el próximo 30 de septiembre, está reservada a clientes que no hayan tenido sus haberes domiciliados en el banco durante el último año.

No es la única entidad que regala dinero en efectivo. Entre otros ejemplos, Liberbank regala también 150 euros al domiciliar una nómina o pensión de más de 600 euros (permanencia de dos años) y Openbank ofrece un incentivo de 40 euros si se ingresa una nómina, pensión o paro de al menos 1.000 euros (600 euros para los clientes de entre 18 y 31 años) durante doce meses.

2- Descuentos en compras

Cada vez más entidades ofrecen a sus clientes la posibilidad de ahorrar al pagar sus compras con tarjeta mediante descuentos directos o devolviéndoles un porcentaje del importe gastado.

Por ejemplo, los titulares de la Cuenta Nómina de ING pueden ahorrar en una docena de marcas entre las que se encuentran Vips (5% de descuento), Easy Jet (3%), Hotelopia (13%), Starbucks (10%) o en la tienda virtual de Springfield (10%). Además, devuelve un 3% del importe gastado en las estaciones de servicio Galp y Shell, por lo que es una opción interesante para los conductores que acostumbren a repostar en estas gasolineras.

Pero las ventajas de la cuenta estrella de ING no terminan ahí: no tiene comisiones, las tarjetas de débito y de crédito asociadas no tienen cuotas anuales, y las transferencias SEPA son gratuitas y llegan a su destino el mismo día. Además, ofrece Bizum y dos días de descubierto gratis. Para contratarla basta con domiciliar una nómina, pensión o paro de cualquier importe o recibir transferencias de 700 euros al mes desde otro banco.

3- Rentabilidad

Otra ventaja muy buscada es la rentabilidad. Cada vez resulta más difícil obtener intereses por los ahorros, ya que la mayoría de los bancos ha reducido la remuneración de sus cuentas y depósitos, pero algunas entidades todavía usan este gancho para ganar clientes, afirman desde HelpMyCash. En este sentido, gana la Cuenta Nómina de Bankinter. A cambio de domiciliar una nómina de 800 euros al mes, tres recibos al trimestre y usar la tarjeta de crédito un mínimo de tres veces cada tres meses, Bankinter paga hasta un 5% TAE el primer año y hasta un 2% TAE el segundo sobre los primeros 5.000 euros.

Otra entidad que ofrece una rentabilidad muy superior a la media es Banco Mediolanum. La Cuenta Única tiene un interés del 1,75% anual durante dos meses para un saldo de hasta 10.000 euros, equivalente a una TAE del 0,29%. No cobra comisiones ni de mantenimiento ni por las tarjetas de débito y crédito ni por las transferencias SEPA. Para contratarla es necesario domiciliar ingresos regulares de al menos 700 euros al mes o tener un producto gestionado por un importe mayor a 3.000 euros como, por ejemplo, un fondo o un plan de pensiones.

Más rentabilidad ofrece la Cuenta Evolución de Mediolanum, también sin comisiones, cuya TAE es del 1,40% (interés de hasta el 2% TIN para un saldo máximo remunerable de 10.000 euros). Además, devuelve el 1% de todos los recibos domiciliados con un máximo de 10 euros al mes siempre y cuando el cliente tenga al menos tres recibos domiciliados mensuales. Eso sí, los requisitos de contratación son más exigentes: por un lado, hay que formar parte del programa Mediolanum A Tu Medida, algo que puede conseguirse, por ejemplo, domiciliando una nómina o una pensión, y, por el otro, hay que contratar un producto gestionado por al menos 25.000 euros.21

Un proyecto de LR Content