En colaboración con

Ciencia y progreso social: por qué es importante invertir en investigación

Una sociedad que investiga es una sociedad que es capaz de progresar. La ciencia marca el ritmo de los avances que se producen a nivel social y es, además, la respuesta a los desafíos que pueden presentarse, como hemos podido ver con la pandemia del COVID-19. Para apoyar la investigación, Banco Santander apoya diferentes iniciativas como las Becas COMFUTURO, de la Fundación General CSIC

Banco Santander y la Fundación General CSIC trabajan de manera conjunta desde 2010 con el objetivo de impulsar el talento investigador en España.
Banco Santander y la Fundación General CSIC trabajan de manera conjunta desde 2010 con el objetivo de impulsar el talento investigador en España. FOTO: Unsplash La Razón

Durante los últimos años se ha hecho especialmente patente la importancia que tiene la investigación científica para el progreso de la sociedad. A raíz de la pandemia provocada por el coronavirus en todo el mundo, el discurso a favor de impulsar la investigación y de señalar la capacidad de innovación como motor de las sociedades se ha hecho más fuerte. El ejemplo es muy evidente y ha llegado a todos los hogares: gracias a la investigación científica pudimos tener en tiempo récord una vacuna contra el virus. Con ella, se han evitado muchas muertes y las ciudades han podido ir recuperando poco a poco su ritmo de vida habitual. Sin embargo, la comunidad científica señala que este modus operandi no es el habitual. Durante esta crisis se destinaron muchos recursos económicos que permitieron avanzar a pasos agigantados, pero no deja de ser un caso extraordinario. La financiación que recibe el personal investigador es, en la mayoría de los casos, demasiado escasa.

El reto de dedicarse a la investigación

Una sociedad que invierte en investigación científica es una sociedad de conocimiento, capaz de dar respuesta a posibles problemas, proponer mejoras cualitativas en la vida de las personas, preservar el medio ambiente y plantear nuevos modelos económicos. La biomedicina, las tecnologías y las ciencias aplicadas han permitido que la sociedad evolucione en diferentes aspectos: el exoesqueleto ATLAS 2030 para niños con atrofia muscular, la monitorización del volcán de La Palma y los avances en enfermedades degenerativas como el Alzheimer y el Párkinson son solo algunos ejemplos de los conseguido gracias a la investigación en España durante el último año.

A pesar de la importancia más que evidente de los logros alcanzados gracias a la investigación, la financiación sigue siendo la asignatura pendiente. Desde la crisis financiera de 2008, el sistema investigador denuncia la enorme pérdida de recursos que sufre en su día a día. La formación es excelente, pero, a la hora de desarrollar carrera en investigación, gran parte del personal se ve obligado a buscar una oportunidad fuera de nuestras fronteras.

Frenar esta fuga de talento es primordial para aprovechar la inversión que se hace en estos profesionales y apostar por el progreso social y económico. En este sentido, Banco Santander es una de las entidades que ha demostrado un gran compromiso en los últimos años con el personal investigador.

Los diferentes programas e iniciativas de la compañía demuestran con creces su interés por apoyar a este sector tanto a nivel de financiación como en difusión de su actividad. Los premios Talento Emergente SRUK/CERU para reconocer la labor del personal investigador español en Reino Unido, el programa postdoctoral CNIO o el ‘Accelerate: Building Business from Science & Technology”, una formación en gestión empresarial dirigida a investigadores científicos, son solo algunos de los ejemplos en los que Banco Santander, a través de su Fundación y otras áreas, apuesta por el impulso de la comunidad científica.

Banco Santander es una de las entidades que ha demostrado un gran compromiso en los últimos años con el personal investigador.
Banco Santander es una de las entidades que ha demostrado un gran compromiso en los últimos años con el personal investigador. FOTO: Unsplash La Razón

ComFuturo: becas para jóvenes investigadores

Banco Santander y la Fundación General CSIC trabajan de manera conjunta desde 2010 con el objetivo de impulsar el talento investigador en España y poder dar continuidad a la formación a través del empleo. Se trata de una alianza público-privada a favor de la ciencia, la juventud y el talento que impulsa la consolidación de una nueva generación de personal investigador capaz de combinar la excelencia científica con su aplicación práctica a nivel social e industrial.

Como novedad, la tercera edición de este programa, lanzada a finales de marzo, se ha integrado en el programa Cofund de las Acciones Marie Skłodowska-Curie (MSCA) de la Comisión Europea para atraer a investigadores internacionales y se abre por primera vez al talento de cualquier nacionalidad.

ComFuturo permitirá contratar una vez más a quince nuevos investigadores con hasta diez años de experiencia postdoctoral para el desarrollo de sus proyectos innovadores en centros e institutos del CSIC durante tres años.

De esta manera, Banco Santander financiará con becas de 50.000 a una gran parte de estos investigadores que, con sus trabajos de investigación, sean capaces de aportar soluciones reales, innovadoras y sostenibles.

Buenas Prácticas Científicas: concienciación y formación

La nueva edición de ComFuturo no es la única buena noticia para la joven comunidad investigadora. Además, Banco Santander, a través de Santander Universidades, respalda un año más el Curso de Buenas Prácticas Científicas, un programa formativo de la Fundación General CSIC cuyo objetivo es promover la concienciación entre quienes dan sus primeros pasos en este campo. Esta formación contribuye a su adecuada preparación, así como en apostar por una conducta responsable y una ciencia de calidad.

Un proyecto de LR Content para