Contenido patrocinado

Cuaderno de viaje: de Arzúa a O Pedrouzo

Me espera una etapa llana con poco desnivel entre bosques y prados gallegos

Camino de Santiago
Camino de Santiago FOTO: CEDIDA POR TURISMO DE GALICIA/GIVEN UP BY TURISMO DE GALICIA La Razón

Ya queda menos para el final y las fuerzas no me fallan. Es como si, día a día y paso a paso, en lugar de cansarme, fuera cargando las pilas con la ilusión de alcanzar mi meta: llegar a Santiago. Ya solo quedan 40 kilómetros que repartiré en dos etapas. Hoy tengo por delante 19 kilómetros.

Una etapa cómoda para ir despidiendo el camino

Después de dar buena cuenta de su exquisito queso, me despido de Arzúa desde la rúa Cima do Lugar. Digo adiós a este precioso enclave con soportales y fachadas revestidas de madera que, según dicen, tiene poderes curativos.

La senda es muy rural hasta la la fuente os Franceses. Allí hay que atravesar el río Vello para llegar a As Barrosas, donde conviene hacer una parada exprés para visitar la capilla de Sán Lázaro. Los eucaliptos son los grandes protagonistas de este tramo: su sombra y su aroma me acompañan mientras camino.

Continúo hacia la aldea de Preguntoño, que también tiene una bonita ermita, la de San Paio, y, más adelante, Taberna Vella y Calzada, último núcleo habitado que pertenece al Concello de Arzúa. La siguiente parada señalada es A Brea, donde confluyen los caminos francés y del norte.

Bosques de eucaliptos y sensación de superación

Así continúa esta etapa. A Rabiña, O Empalme, Santa Irene, A Rúa… Pueblo a pueblo voy notando que estoy más cerca de conseguir mi objetivo y estoy disfrutando cada minuto que paso en Galicia con la mochila sobre la espalda. Los bosques, densos y maravillosos, me invitan a conectar con la naturaleza y a aislarme de otros ruidos hasta llegar a O Pedrouzo, donde el ambiente es realmente especial: quienes coincidimos en esta pequeña localidad gallega sabemos que la siguiente jornada será la última de nuestro viaje.

Una bonita manera de despedir la etapa es visitar algunos puntos de interés, como la iglesia parroquial de Santa Eulalia de Arca, de estilo neoclásico. Además de su ornamentación interior, merece la pena pasear alrededor para descubrir un hermoso y gran hórreo.

Un proyecto de LR Content