Lujo

Los prototipos de Bugatti que no conocías y te van a sorprender

Seguro que es oír o leer el nombre de Bugatti y automáticamente se te viene el coche de lujo de tus sueños a la cabeza. La firma francesa ha conseguido colarse por méritos propios en la lista de los automóviles más exquisitos del mercado desde que su visionario fundador la creó.

Bugatti nació en el siglo IX con el artista Carlo Bugatti y sus fantásticos muebles, pero no fue hasta que llegaron los legendarios Ettore Bugatti y su hermano, el escultor de renombre Rembradt Bugatti, cuando se incorporaron al apellido los coches de carreras y ostentosos vehículos que les hicieron extremadamente famosos, tanto por su rendimiento como por su diseño.

Actualmente, la marca es propiedad del Grupo Volkswagen y toda su gama está basada en un único modelo desde el principio a partir del cual se han ido incluyendo mejoras y nuevos acabados. Curiosamente, tres asombrosos prototipos de Bugatti llegaron a plantearse, pero nunca dejaron de ser eso, prototipos. Sigue leyendo para descubrir cuáles son.

Bugatti Veyron Barchetta

El más antiguo de los tres prototipos, fue diseñado en 2008 a partir del Veyron Grand Vitesse por el jefe del departamento de diseño de Bugatti, Achim Anscheidt. Su idea era la de crear un automóvil deportivo carente de cualquier tipo de techo, tipo “barchetta” que presumiera de todo su interior a simple vista.

Lo que más llama la atención de esta idea que no llegó a ver la luz a causa de la crisis financiera de la época, entre otras cosas, es su alargado parabrisas extendido hasta la puerta para proteger a sus ocupantes. Aunque se quedó en un mero anteproyecto, algunos detalles sí que han sido aprovechados para otros modelos, como los grupos ópticos delanteros de su sucesor, el Bugatti Divo.

Bugatti W16 Coupe Rembrandt

Su nombre hace honor al hermano escultor de la familia Bugatti y no por casualidad. Como si de una verdadera obra de arte se tratara, este extremadamente elegante y llamativo prototipo surgió a la vez que el del Veyron Barchetta en 2008, bajo las líneas del mismo diseñador para posicionarse por encima del Chiron.

Con el mismo motor 8.0 W16 con cuatro turbos y la misma potencia de 1.500 CV que su predecesor, el Coupe Rembrandt pretendía ser un gran cupé con motor delantero y todos los componentes hechos a medida. Estas características le harían alcanzar los 20 millones de dólares. Los detalles de este arquetipo, como las ópticas traseras, los ha heredado La Voiture Noire de la firma.

Bugatti Atlantic Coupe

Inspirado en uno de los coches más icónicos de la firma, el Type 57 Atlantic de 1936, el Atlantic Coupe iba a ser una evolución y reinterpretación del mismo, pero adaptado a la época moderna con puertas tipo alas de gaviota. Se comenzó a diseñar en 2015 cogiendo como referencia la base del Chiron, aunque habría estado situado por debajo de él.

También iba camino de ser uno de los más elegantes de la marca como ya lo fue en su día su antecesor y, además, estaría dotado de un motor mejorado, pantalla en el salpicadero o velocímetro analógico, pero el diéselgate del Grupo Volkswagen hizo que los planes de presentar el Atlantic Coupe fueran truncados.