Los coches de lujo más emblemáticos de la historia: Jaguar D-Type

Este llamativo coche de carreras azul fue conducido por Ecurie Ecosse, un equipo de carreras escocés, para ganar las 24 horas de Le Mans de 1956. Después de eso, pasó de manos sólo dos veces, y permaneció en la misma colección privada durante más de dieciséis años. Se cree que es uno de los Jaguar más importantes y valiosos del mundo.

Jaguar D-Type
Jaguar D-Type FOTO: Jaguar D-Type Jaguar D-Type

Su impecable historial de carreras, junto con su limitada producción y dinámica procedencia, impulsaron su valor hasta los 21.780.000 dólares que alcanzó en la subasta de Monterey - Sotheby’s en Agosoto de 2016.

28 de julio de 1956

Las 24 horas de Le Mans, la carrera de resistencia más prestigiosa y legendaria del mundo, comienza a las cuatro de la tarde y está lloviendo, un comienzo poco propicio para una carrera de motor ya excepcionalmente peligrosa. Con 60 años de historia en la competición, la parrilla de salida en La Sarthe es totalmente espectacular: pilotos como de Portago, Trintignant, Gendebien, von Trips, Hill, Maglioli, Behra, Fangio y Castelloti están pilotando prototipos y maquinaria de producción con nombres como Ferrari, Aston Martin, Jaguar, Talbot, Porsche, Lotus y Gordini. Esta es la edad de oro del automovilismo, la era de una recta Mulsanne ininterrumpida, de velocidades alucinantes y de un peligro supremo que pone en peligro la vida en busca de la gloria eterna. No será una carrera fácil, y los hombres de la parrilla de salida, a punto de correr en la recta delantera y saltar a sus coches, lo saben. Después de todo, 49 coches comenzarán la carrera y sólo 14 la terminarán. Un hombre perderá la vida.

Jaguar D-Type: 24 Hours Of Le Mans Champion

Uno de los coches más sorprendentemente bellos de la parrilla era el formidable Jaguar D-Type, envuelto en el tradicional azul escocés con una cruz blanca, los colores tradicionales del equipo Ecurie Ecosse. Al otro lado de la pista está Ron Flockhart, uno de sus dos pilotos, un piloto nacido en Edimburgo que tal vez no lo sabía, pero que iba camino de conseguir victorias consecutivas en Le Mans. Todo un aventurero, varios años después, haría dos intentos de romper el récord de vuelo desde Sydney, Australia, a Londres, Inglaterra, en un Mustang P51 de la época de la guerra. El nacido en Glasgow Ninian Sanderson también estaba presente, compañero de equipo de Flockhart, y por todos los indicios su opuesto polar. Un bromista con un sentido del humor mordaz, pero con el mismo espíritu de aventura... un navegante, corrió regatas en la Costa Clyde de Escocia.

Allí están, dos corsarios en el campo de la competición, a punto de comenzar una batalla de 24 horas en unas condiciones que la revista Motor Sport Magazine describió en septiembre de 1956 como “terribles, con lluvia y niebla, y conducir una temeridad, por no hablar de las carreras, era una pesadilla... ¡Cómo los conductores pueden dormir dos o tres horas y luego seguir adelante desafía toda explicación!”

Creando un ganador de Le Mans

Después de su victoria en Le Mans en 1953, donde Duncan Hamilton y Tony Rolt lideraron un verdadero desfile de C-Types a tres de los cuatro primeros puestos, Jaguar se enfrentó a un problema. Era evidente que se habían alcanzado los límites del coche de carreras basado en el XK 120, y que para seguir siendo competitivos en Le Mans, se necesitaría un coche nuevo.

Aunque el C-Type había sido uno de los primeros coches de su época en utilizar un marco espacial de tubos de acero, su sucesor fue quizás el primero en reclamar una construcción monocasco unitaria, con la combinación de la carrocería y el marco para la integridad estructural. El exitoso y probado motor XK de 3,4 litros se conservó, pero ahora equipado con carburadores Weber triples buenos para 245 caballos de fuerza. También se adaptó un sistema de lubricación de cárter seco que redujo la altura, permitiendo que el motor se montara más abajo, y reduciendo en consecuencia el perfil general y el coeficiente de arrastre. Estaba claro que el diseño era efectivo cuando uno de los nuevos coches alcanzó los 169 mph en la recta de Mulsanne en las pruebas de Le Mans en abril de 1954. Como el anterior Jaguar había sido llamado C-Type por “competición”, el nuevo Jaguar fue apodado D-Type.

El D-Type debutó en las 24 horas de Le Mans de 1954, donde Rolt y Hamilton se encargaron de repetir su victoria del año anterior. Sin embargo, los tres equipos de Jaguar estaban plagados de problemas de tiro, y dos de los D-Type se retiraron antes de que el coche número 14 de Hamilton y Rolt se clasificara adecuadamente para competir. Al acercarse las 4:00 p.m. del domingo por la tarde, el D-Type y el potente Ferrari 375 Plus de 4,9 litros conducido por Froilan Gonzales y Maurice Trintignant estaban muy por delante de dos Cunninghams, un Gordini, y del C-Type de Garage Francorchamps. Después de todo lo dicho y hecho, el Ferrari sólo tenía una estrecha ventaja sobre el D-Type, superando al Jaguar en uno de los finales de Le Mans más cercanos.

Se construyeron seis coches de equipo para 1954, con números de chasis en el rango de XKD 401 a 406. En 1955, Jaguar comenzó a vender coches de equipo y clientes con motores de carburación de 3,4 litros a medida que la empresa fue estableciendo gradualmente el mínimo de producción necesario para satisfacer los requisitos de homologación de la FIA. Finalmente se fabricaron 54 coches de este tipo, con números de chasis que comenzaban en el XKD 501 (el primer coche de equipo privado). La fábrica desarrolló simultáneamente una versión del coche para sus fines de competición, reconocible más inmediatamente por una nariz más larga.

Jaguar D-Type
Jaguar D-Type FOTO: Jaguar D-Type Jaguar D-Type

Número de chasis XKD 501

El chasis número XKD 501 fue la primera producción del Tipo D para un equipo privado, vendido al equipo de carreras escocés Ecurie Ecosse, y enviado el 5 de mayo de 1955. Un cliente principal de la fábrica, Ecurie Ecosse fue fundada en 1951 y dirigió con éxito los C-Type hasta principios de los años 50 antes de comprar finalmente varios D-Type. El XKD 501 se presentaba con los colores característicos del equipo, con la Cruz de San Andrés blasonada en los guardabarros delanteros. Inicialmente se le confió al piloto Jimmy Stewart, hermano del legendario Jackie Stewart. Desafortunadamente, Jimmy chocó el D-Type dos veces durante los entrenamientos en mayo de 1955. En cada ocasión, el coche fue devuelto a la fábrica para ser reparado.

Por lo tanto, el XKD 501 quedó fuera de juego en junio de 1955, cuando Jaguar entró en tres D-Type de larga duración en Le Mans y desempeñó un papel involuntario en uno de los desastres más trágicos de los deportes de motor. A las tres vueltas de la carrera, el piloto del equipo Mike Hawthorn, que acababa de dar una vuelta a un Austin-Healey mucho más lento, se metió de repente en los boxes. El sorprendido Healey giró a la izquierda para evitar chocar con Hawthorn, poniéndose directamente en el camino de Pierre Levegh, que conducía uno de los nuevos 300 SLR de Mercedes-Benz. El SLR se dirigió hacia la multitud, cambiando para siempre los deportes de motor, pero la carrera continuó.

Jaguar D-Type
Jaguar D-Type FOTO: Jaguar D-Type Jaguar D-Type

A la mañana siguiente, mientras mantenía el primer y tercer lugar, Mercedes-Benz se retiró de la carrera, y Hawthorn se quedó solo a la cabeza del pelotón, cinco vueltas completas por delante del segundo lugar, el Aston Martin DB3S conducido por Paul Frere y Peter Collins. El D-Type había ganado su primer Le Mans, pero con un coste nada despreciable para el estado de la carrera.

Mientras tanto, el XKD 501 apareció en el Trofeo Leinster el 9 de julio, donde Desmond Titterington llevó el coche a la novena posición general y a la primera de su clase. El piloto de Ecosse, Ninian Sanderson, asumió la conducción en el GP británico el 17 de julio, reclamando el 6º lugar.

Titterington volvió a la acción a principios de agosto, terminando primero y segundo en las carreras de Charterhall, y luego disfrutó de dos primeros puestos en Snetterton una semana después. Sanderson rotó para obtener un 1er y un 2º puesto en Crimond, y los dos pilotos se unieron para obtener un 2º puesto durante las nueve horas de carrera en Goodwood el 20 de agosto. Otro 2º puesto de Titterington en Aintree el 3 de septiembre completó la temporada de 1955.

Victoria y reivindicación

Durante 1956, los cambios en las reglas ordenaron la implementación de parabrisas de ancho completo, y el XKD 501 fue equipado de esta manera mientras que más tarde recibió el motor del XKD 561 (número de motor 2036-9), que el Ecurie Ecosse había adquirido en el ínterin. El coche continuó dando sólidas prestaciones durante la primera parte de la temporada, con un 3º puesto en Aintree y Charterhall, y un 1º y 2º puesto en Goodwood el 21 de mayo, mientras era pilotado por Ron Flockhart. Flockhart y Sanderson se unieron para las 12 horas de Reims el 30 de junio, donde el modelo D-Type hizo una exhibición clínica. Los dos pilotos de Ecosse terminaron en 4º lugar, detrás de los tres D-Type de fábrica en 1-2-3, derrotando notablemente al último Ferrari TR Spider, y a un Gordini derivado de la F1.

Las 24 horas de Le Mans se celebraron a finales de julio, retrasadas de su fecha habitual de junio debido a modificaciones en el circuito destinadas a hacer la pista más segura tanto para los pilotos como para los espectadores. La fábrica de Jaguar volvió a introducir tres D-Type con carrocería de larga duración, aunque ante las últimas restricciones de la normativa, los coches fueron equipados con inyección de combustible con el fin de mejorar la autonomía. También se introdujeron dos D-Types privados de 1955, que fueron utilizados por el Garage Francorchamps y Ecurie Ecosse. La entrada escocesa, este coche, fue guiado de nuevo por el equipo de Sanderson y Flockhart. Fue aquí donde el XKD 501 dio su mayor rendimiento, pero como relató Motor Sport dos meses después, "todos tuvieron que dar 34 vueltas con 120 litros de combustible, que funcionó a aproximadamente 11 mpg, sin nada de sobra para emergencias". Naturalmente, los coches pequeños estaban bien colocados mientras los Jaguars y Aston Martins, Ferraris y Talbots estaban muy preocupados".

Ciertamente todo el mundo esperaba una repetición de Reims, pero no era tan simple.

Aunque Hawthorn en el D-Type de fábrica tomó la delantera pronto, en la segunda vuelta de la carrera, todo cambió con un accidente temprano y dos posibles ganadores fueron eliminados, seguidos por Hawthorn, que entró después de sólo cuatro horas con un fallo de tiro. A falta de 23 horas y 30 minutos, todo el equipo de Jaguar estaba en problemas, dos coches eliminados y uno con problemas de combustible. Desde el punto de vista de Works, la carrera parecía perdida y Aston Martin y Ferrari estaban preparados para superar a los antiguos D-Types.

El informe de la carrera continuó: "Esto dejó al Jaguar Ecurie Ecosse para defender los honores de Coventry, y lo hizo noblemente, ya que a las 5 p.m., estaba a la cabeza y durante el resto de la carrera, fue un juego del gato y el ratón entre Flockhart/Sanderson y Moss/Collins. Mientras Flockhart conducía, fue capaz de mantenerse por delante de Moss y después de 34 vueltas, cuando Collins se hizo cargo del Aston Martin, recuperó terreno sobre Sanderson, que se hizo cargo del Jaguar. Luego, en las siguientes 34 vueltas se invirtió la posición y el resultado fue que el Jaguar escocés tuvo la carrera bajo su falda, siempre y cuando jugaran sus cartas sabiamente. Con David Murray a cargo del cronometraje y Wilkie Wilkinson a cargo de las paradas en boxes, difícilmente podían equivocarse."

Ciertamente, el Aston Martin no tenía ninguna posibilidad. El D-Type era tan excepcionalmente rápido que “Jaguar daba vueltas regularmente con casi 1.000 rpm en la mano” sin preocupaciones significativas por el combustible, mientras que el Aston tuvo que ser controlar el consumo, marcha por marcha, limitando sus posibilidades En ocasiones, Moss y Collins se ponían en punto muerto mucho antes del final de la recta de Mulsanne y se lanzaban detrás del rebufo de los Porsche, todo en un esfuerzo por ahorrar combustible.

En la última vuelta de la carrera, sin embargo, con sólo 14 coches restantes en el campo, el D-Type tenía una ventaja de siete vueltas sobre el Ferrari 625 LM de Trintignant y Olivier Gendebien, y una estrecha ventaja sobre Stirling Moss en el Aston. El D-Type de Swaters se mantuvo en el 4º lugar, y este es el orden en el que los coches terminaron, con el XKD 501 reclamando su victoria definitiva en las 24 horas de Le Mans.

El XKD 501 completó 2.507,19 millas a una velocidad media de 104,47 mph, y una velocidad máxima de 156,868 mph en la recta de Mulsanne. De esta forma, el XKD 501 mantuvo el dominio del D-Type a pesar de la adversidad a la que se enfrentaron los coches de fábrica (en su honor, el hábil conductor Hawthorn consiguió abrirse camino hasta el 6º puesto de la clasificación general). Tras el increíble final en La Sarthe, el XKD 501 volvió a la acción en Gran Bretaña, con un 2º puesto en Aintree y un 3º en la Goodwood Trophy Race, pero estos triunfos palidecieron tras su perfecta actuación en Francia.

Después del protagonismo

En 1957, Jaguar se retiró por completo de las carreras de fábrica y vendió sus últimos D-Types de larga duración, con varios coches adquiridos por la Ecurie Ecosse. Cuando estos D-Types de 3,8 litros se convirtieron en el centro de atención del equipo, el XKD 501 sólo participó ocasionalmente en varias carreras, empezando por la Mille Miglia el 12 de mayo, en la que el coche se retiró anticipadamente con la conducción de Flockhart. Ecurie volvió a experimentar un gran éxito en las 24 horas de Le Mans de 1957, ocupando el 1er y 2º puesto, mientras que otros privados del D-Type terminaron 3º, 4º y 6º. Incluso con la fábrica de Jaguar oficialmente retirada, el D-Type seguía demostrando ser una fuerza dominante en el mayor escenario del mundo.

Sin embargo, el tiempo del XKD 501 en el punto de mira se desvaneció con estos avances, y el coche pasó de 1957 con un puñado de abandonos, así como en 3º, 6º y 7º lugar, puntuado por una última bandera a cuadros en la reunión de Goodwood en Pentecostés en junio. El coche fue esencialmente retirado después de junio de 1957, y pronto pasó a manos del financiero de Ecurie Ecosse, el Mayor Thomson de Peebles, Escocia. En mayo de 1967, el coche fue demostrado y presentado en la carrera de Fórmula 1 de Griffiths en Oulton Park, conducido por Alistair Birrell (una foto del cual aparece en el libro de Andrew Whyte de 1983, D-Type y XKSS: Super Profile).

En octubre de 1970, el XKD 501 fue vendido a Sir Michael Nairn, un colega escocés, y durante los años siguientes fue restaurado con detalle, haciendo hincapié en la conservación de su pureza y originalidad según las especificaciones de Le Mans de 1956 por Raymond Fielding, como se detalla en el número de septiembre/octubre de 1996 de la revista Jaguar World. El cabezal y el bloque del motor se devolvieron a Jaguar para ser reconstruidos, mientras que la suspensión y los frenos se restauraron con los componentes adecuados. Las piezas se obtuvieron de John Pearson, una de las autoridades más importantes del mundo en el D-Type, y un asociado de la infancia de los equipos del C-Type de la fábrica a principios de los años 50. La mayor parte del trabajo fue realizado por el ex empleado de HRG/Cooper/Vanwall Dick Watson. Sir Nairn usó el coche con bastante frecuencia, incluyendo la presentación en el Festival de Velocidad de Goodwood de 1996 y el Silverstone Classic.

En 1999, el XKD 501 fue comprado por el consignador, uno de los coleccionistas de coches deportivos y de carreras más respetados de América. El nuevo propietario contrató a John Pearson para que evaluara y renovara el coche según fuera necesario para las aplicaciones de carreras de época, donde fue presentado en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach de 2002, ganando la clase de competición de Jaguar y el premio Road & Track.

Jaguar D-Type
Jaguar D-Type FOTO: Jaguar D-Type Jaguar D-Type

Una leyenda entre las leyendas

En mayo de 2002, la revista World Monthly de Jaguar publicó un artículo sobre el coche del experto en marcas Paul Skilleter, en el que describía su increíble viaje:

"Con un tiempo de 0-100 mph de probablemente alrededor de la marca de 12 segundos, la aceleración combinada con la explosión del escape y la ráfaga de aire sobre la cabina lo convirtió en una experiencia estimulante... El otro aspecto del Tipo D [que noté] es su solidez de construcción: sentado cómodamente en lo profundo de esas curvas envolventes, no sientes nada que vibre, nada que traquetee, nada que se flexione. Sólo te sientas en un D-Type y sabes por qué ganó Le Mans."

Ahora ofrecido sólo por su tercer propietario privado, el XKD 501 ha ganado el concurso más agotador de las carreras de coches deportivos, las famosas 24 horas de Le Mans, y es un componente centrífugo de las tres victorias consecutivas de Jaguar en La Sarthe. El Jaguar ha sido mantenido y reparado con gran esmero por sólo cuatro cuidadores, incluyendo una restauración realizada por algunos de los expertos más renombrados del mundo. Casi única entre una serie de automóviles que inevitablemente tuvieron vidas difíciles, su historia es refrescantemente limpia, concisa e increíblemente conocida.

Crónica en muchos libros como parte permanente de la tradición de Le Mans, este ilustre Ecurie Ecosse D-Type coronaría las mejores colecciones, notable por su historia, rareza, y presentación bellamente auténtica. No sólo es un D-Type significativo y notablemente bien conservado, ni una estrella en la vanguardia de importantes Jaguars de competición, el XKD 501 puede considerarse uno de los deportivos británicos más históricos jamás fabricados. Es una leyenda entre las leyendas.

Jaguar D-Type
Jaguar D-Type FOTO: Jaguar D-Type Jaguar D-Type