Asturias es la cuna del queso más caro de España (y del mundo)

Los Picos de Europa regalan a sus visitantes y lugareños cosas fantásticas para los cinco sentidos. Incluido al del gusto, con el mejor queso de cabrales del mundo y también el más caro: el Teyedu.

El Teyedu
El TeyeduEl TeyeduEl Teyedu

Se trata de una variedad de queso azul (su característico color verde azulado se lo da el hongo Penicillium) puramente artesanal, y cuyo precio es similar al del oro y es que tiene un gran reconocimiento mundial: ha conseguido varios premios a nivel nacional e internacional, entre los que destacan el galardón a mejor queso de España (2013), el mejor queso cabrales (2017), y la medalla SuperGold de los World Cheese Awards (2016-2017).

El pasado 2019 se llegó a subastar por alrededor de 10.000 euros el kilo. Leyendo estás líneas os preguntaréis cómo es posible. La zona, el proceso de elaboración y el marketing, tienen mucho que ver.

El Teyedu
El TeyeduEl TeyeduEl Teyedu

En concreto, este queso de valor incalculable y de denominación asturiana maduró en la roca caliza de una cueva natural que se encuentra a unos 1.200 metros de altitud durante aproximadamente siete meses, a una temperatura de entre ocho y doce grados y con una humedad relativa del 90%. Todo el proceso fue llevado a cabo bajo la prodigiosa experiencia de los maestros queseros que regentan Arangas, Andrea Fernández y Pepe Bada.

Generalmente, el queso de cabrales se obtiene a través de la leche cruda de vaca o mezclando las tres clases de leche más comunes, estas son las de vaca, oveja y cabra y se hidrata con el agua que cae de las estalactitas de las cavidades en las que se forma. Toda la materia prima proviene en exclusiva de las ganaderías vecinas, en este caso, de los animales de la aldea de Tielve, donde se encuentra la cueva El Teyedu, que, además, da nombre a este valioso producto alimenticio.

Desde que se descubrió en los años sesenta, acceder a ella supone todo un reto. Solo se puede llegar a pie y caminando durante 600 metros en desnivel, cuando el clima, en concreto la nieve, no supone un impedimento o un riesgo para la integridad física de los profesionales que van allí a tratar sus productos. Además, la aventura cobra más riesgo si cabe al saber que esta zona fría y húmeda carece de electricidad, es decir, no hay luz, tan solo la natural del día.

El Teyedu
El TeyeduEl TeyeduEl Teyedu

En este pequeño pueblo de montaña la vida gira en torno al queso, a la manufacturación de otros productos alimenticios propios del lugar y a la ganadería. Y no solo en su preciada cueva descansa este galardonado queso, las estanterías del Teyedu están repletas de cientos de ellos y ahora, más que nunca.

El verano de 2019, el restaurante Llagar de Colloto pagó 20.500 euros por una de las piezas del mejor de los quesos.