BMW Motorrad presenta su moto futurista, una exquisita edición limitada de la nueva R 18

Si hace apenas cuatro meses BMW nos dejaba estupefactos con la presentación de su nueva moto, la BMW R 18, espérate a conocer la versión customizada presentada por BMW Motorrad.

La primera edición de la BMW R 18 reúne los rasgos más icónicos e históricos del fabricante alemán, es la cruiser con el motor bóxer de cilindrada más potente jamás diseñada hasta la fecha. En resumen, lo mejor de BMW en un solo vehículo escultural.

Si no podíamos esperar nada superior, llega BMW junto a Bernhard Naumman, más conocido por su apodo de Blechmann o El Hombre de Hojalata, y vuelve a sorprender con una obra de arte futurista de edición limitada.

Blechmann es un customizador profesional y constructor austriaco, que ha creado la Blechmann R 18 a base de una serie de modificaciones asombrosas. Para ello, el maestro no se ha regido por bocetos creados con anterioridad (casi nunca lo hace), sino que se inspira mientras trabaja en sus proyectos. “Dibujo mi diseño directamente sobre el objeto usando el material final. Esto me permite responder directamente a los requisitos y vigilar las proporciones en todo momento”, explica.

Sus motos parecen haber salido directamente de la ficción, y en esta ocasión, lo ha plasmado sobre el cuerpo de estilo retro de la R nineT: “No tengo una inspiración principal. Simplemente desmonto las piezas originales y creo algo nuevo a partir de un lienzo en blanco”, explica.

A primera vista, este nuevo modelo atípico podría seguir considerándose original de BMW, pero la diferencia está en los pequeños detalles como las palancas de freno de mano, los manillares (rediseñados empleando el tubo de dirección original), y la horquilla reinventados y minuciosamente diseñados por el artesano metálico.

Por su parte, tanto la carrocería, como el sillín o la pintura e incluso todo el sistema eléctrico, también han sufrido drásticas transformaciones.

La R 18 se ha vuelto más atlética, más deportiva aún si cabe. Lo más potente y llamativo de la moto, el motor, queda al descubierto a través del depósito de combustible que se ha tornado más estrecho. Los faros son cortesía de Kellermann.

El resultado final es una moto de estética verdaderamente poderosa, característica que le da la pintura de color negro, mientras que, por otro lado, mantiene las clásicas líneas blancas de BMW Motorrad.

Para completar el trabajo, Blechmann y su equipo han tenido que invertir alrededor de unas cuatrocientas cincuenta horas de trabajo. Han llamado a la obra final con un nombre muy especial: Giggerl, palabra alemana que hace referencia al pollo. Este apelativo fue elegido por el customizador debido a que la carrocería de la parte delantera guarda cierto parecido con un pollo, según él y sus amigos.