Posiblemente, Berry Bros & Rudd sea la tienda vinícola más importante del mundo

Si te consideras un enófilo y tienes pensado visitar Londres próximamente, tienes que ir la “reserva natural” de Saint James, sí o sí.

Y es que Berry Bros & Rudd es, posiblemente, el mejor comerciante de vinos del mundo. La famosa vinoteca de fachada de madera negra está ubicada en el número 3 de la calle Saint James, el barrio por excelencia, en el que se encuentran comercios de este tipo.

Berry Bros & Rudd es un antiquísimo negocio fundado en el año 1698, curiosamente iniciado por una mujer, la viuda de Bourne, y que se mantiene a día de hoy en manos de las generaciones posteriores de ambas familias. También fue el primer comercio de vinos en vender sus productos online y tiene tal reconocimiento, que se ha expandido a seis países del mundo.

Para adquirir alguno de sus exclusivos vinos, no se hace en el local original, que se mantiene abierto para visitas dada su importancia histórica y diseño prácticamente intacto (es un inmueble protegido), sino que los clientes son redirigidos a la tienda del número 63 de la calle Pall Mall, muy próxima al local de St. James.

Este edificio es un espacio modernizado para una mejor experiencia al que se accede por su propia puerta principal, a través de la tienda existente en el número 3 de St. James’s Street e incluso por la casa de Berry Bros. & Rudd’s en Pickering Place.

“El número 3 está volviendo a ser lo que era, que es un lugar para recibir a los clientes, y nuestra nueva tienda será más grande y estará mucho más adaptada al comercio minorista moderno”, dijo el CEO de la casa de vinos.

Para este nuevo establecimiento, que abrió sus puertas en 2017, la firma contó con la ayuda de los especialistas en interiores Young & Norgate, que llevaron a cabo el exquisito proyecto de “excavar barriles de vino de 100 años de una ubicación remota en el sur de Francia”, para integrarlos en la decoración del 63 Pall Mall, suspendiendo estos sobre el interior de la tienda y así crear un espacio cavernoso que mantiene la esencia de la tienda original de St. James.

Allí se puede degustar y explorar el mundo vinícola con los más de 1.000 vinos y licores en exhibición. También dispone de una reserva de vinos finos de 300 variedades y 24 productos disponibles en máquinas para degustar.

Los precios de los vinos oscilan entre las 10 y las 1.000 libras esterlinas.