Cada vez queda menos para que aterrice el G700, el jet privado más grande del mundo

Hace ya casi un año de la presentación del jet en el que está trabajando la compañía Gulfstream, con previsiones de comenzar las entregas en el 2022.

El G700 es el avión más nuevo del fabricante aeronáutico estadounidense, Gulfstream Aerospace Corporation, y el que sería el jet privado más grande de la industria, provisto de la tecnología más avanzada y capaz de recorrer casi 14.000 kilómetros alcanzando las velocidades más altas gracias a la potencia y rendimiento de sus dos nuevos motores Rolls-Royce Pearl 700.

El objetivo de la empresa con el G700 es el de acaparar la atención tanto de pilotos como de pasajeros, aunque no es apto para todos, solo para aquellos a los que le sobren unos 70 millones de euros en su cuenta corriente.

El presidente de Gulfstream asegura que este jet tiene “la cabina más alta, ancha y larga de nuestro sector”, y es que entre su envergadura de 31,39 metros hay espacio para una cabina de 17,39 metros de largo, 1,91 metros de alto y 2,49 metros de ancho. Dimensiones que ninguna compañía ha logrado alcanzar hasta el momento y donde hasta 19 pasajeros y 13 miembros de la tripulación pueden hacer vida durante el vuelo, así como almacenar sus pertenencias en el área de equipaje adicional.

En cuanto al resto del diseño interior, sabemos que será totalmente innovador y funcional. Al contar con cinco áreas de estar, la experiencia en las alturas será totalmente confortable. El G700 estará provisto de asientos artesanales convertibles en camas ergonómicas, una espaciosa cocina con encimera de más de tres metros, una suite principal con baño y ducha y un comedor con seis asientos que puede hacer las veces de sala de conferencias.

También existe una zona de entretenimiento en la que el tiempo pasa sin darse cuenta. En ella se puede disfrutar de un sonido envolvente gracias a la implementación del sistema sin altavoces del avión, es decir está integrado en los paneles de las paredes. En definitiva, dispone de las comodidades de una casa, incluso mejoradas.

El bienestar de los clientes está reforzado gracias al sistema de iluminación del G700 de Gulfstream, y es que gracias a la tecnología con la que cuenta y a la integración de miles de luces LED de color blanco y ámbar, se pueden recrear los amaneceres y atardeceres desde dentro con el fin de evitarles el temido jetlag posterior que ocasiona el desfase horario.

Nada más y nada menos que 20 ventanas ovaladas panorámicas (las más grandes de la aviación ejecutiva) harán que las vistas desde arriba merezcan la pena más que nunca.