Ice Kite, el nuevo concepto de yate futurista, que navega y alza una súper cometa

La oficina de diseño holandesa Dykstra Naval Architects y el estudio turco Red Yatch Design se han unido para trabajar en un nuevo concepto de súper yate futurista, Ice Kite, sobre el que han empleado la última tecnología.

Este yate de 64 metros es un crucero global sub 500 GT apto para familias, y será el más largo de su clase. El Ice Kite, además, estará acompañado en todo momento por una embarcación de apoyo de 26 metros, especialmente diseñada para llevar elementos de exploración esenciales como un hidroavión Icon A5, un sumergible tripulado U Boatworx Superyatch Sub, una RIB de 12 metros de alto rendimiento, diseñada por Red Yatch Desing, capaz de alcanzar los 60 nudos y dos motos de agua Seadoo.

El novedoso yate cometa está diseñado para eso precisamente, para volar una gran cometa de 160 metros cuadrados desde un mástil de proa, hecho que es posible gracias al sistema de navegación de cometas que opera en conjunto con los motores de bajas emisiones a bordo (MAN V8 de 2.000 caballos). Esto favorece a su vez a la eficiencia del yate bajo ciertas condiciones climáticas, mientras que su forma de casco largo, similar al de un yate de vela, y la ligereza de los materiales empleados en su estructura, aluminio y fibra de carbono, le hacen potente sobre el agua. El Ice Kit podrá alcanzar una velocidad máxima de 17,4 nudos.

“La principal inspiración para el diseño exterior proviene de la madre naturaleza”, explica el estudio turco.

Ice Kite tiene capacidad para hasta 10 invitados que se podrán mover cómodamente por sus 475 metros cuadrados de espacio al aire libre a bordo, entre los que se encuentran un extenso club de playa con piscina, una gran escalera que los dirige hasta el agua y un flybridge con bar y jacuzzi.

Ya en el interior, los pasajeros podrán alojarse en cuatro camarotes disponibles, aparte de en la suite principal, que dispone de ventajas especiales para el propietario, como un gran baño y un acceso directo a la cubierta principal.

Por si todo lo anterior fuera poco, los huéspedes podrán relajarse en una zona de spa completa que se encuentra en la cubierta inferior, así como disfrutar de las vistas ininterrumpidas del movimiento de la cometa a través de la terraza semicerrada y la llamada sala Kite, o salón de cometas del interior, dividido del salón principal, y cuya estructura orgánica se caracteriza por estar forrada de vidrio de altura sin bordes, lo que también permite una fantástica entrada de luz natural. “Esta área excepcional tiene un entorno de vidrio completo, lo que ofrece una vista esférica de 180 grados”.