Alhambra®, la impresionante colección de Alta Joyería que nos deslumbra (y no sólo por sus piedras preciosas)

En 1968, la Maison creó el primer collar largo Alhambra®, compuesto por veinte complementos en forma de trébol en oro amarillo arrugado y adornados con cuentas de oro. Este diseño simbólico alcanzó un éxito inmediato.

Alhambra®
Alhambra®Alhambra®Alhambra®

Esta temporada, nos deleitamos con los complementos de la exclusiva colección de joyería Alhambra® de Van Cleef & Arpels. Pero para conocer sus orígenes, tenemos que viajar en el tiempo, más concretamente hasta 1968. Sí, nos referimos a su icónica colección inspirada en el trébol de cuatro hojas. Un símbolo de la buena suerte, que gracias al prestigioso fabricante, obtiene un nuevo significado.

De acuerdo con los altos estándares de la Maison, las piedras que adornan las creaciones han sido seleccionadas entre los mejores materiales y por los mejores especialistas. La calcedonia (mineral de sílice de estructura microcristalina) muestra su encanto gracias a su suave color gris azulado, mientras que el ágata ha sido elegido por sus tonos profundos y uniformes.

Las creaciones en oro amarillo guilloché cautivan la mirada con sus reflejos solares. Fiel a la tradición de excelencia de Van Cleef & Arpels, la colección Alhambra® refleja toda la experiencia de una Maison de Alta Joyería. “Para cada pieza se han unido diferentes oficios, desde el lapidario al joyero, desde el engastador hasta el pulidor”, nos cuentan desde la web de la firma.

Alhambra®
Alhambra®Alhambra®Alhambra®
Alhambra®
Alhambra®Alhambra®Alhambra®

Los orígenes de la colección Alhambra®

En 1968, la Maison creó el primer collar largo Alhambra®, compuesto por veinte complementos en forma de trébol en oro amarillo arrugado y adornados con cuentas de oro. Este diseño simbólico alcanzó un éxito inmediato.

Aunque la firma comenzó su historia de amor con el trébol de cuatro hojas mucho antes, a partir de la década de 1920. A través del trébol, se embellecieron creaciones selectas junto con otros símbolos de buena fortuna, como talismanes de madera, amuletos y hadas.

H.S.H. Princess Grace of Monaco is wearing three Alhambra sautoirs, 1979
H.S.H. Princess Grace of Monaco is wearing three Alhambra sautoirs, 1979Alhambra®Alhambra®

La devoción de Jacques Arpels, sobrino de la pareja fundadora y ávido coleccionista, con los tréboles era muy personal. Solía recoger tréboles de cuatro hojas del patio de su propia casa y se los ofrecía a sus empleados como amuletos de buena suerte. Una colección que, por mucho que pasen las décadas, nos sigue deslumbrando.