El maravilloso legado de Audemars Piguet sólo podía homenajearse con un museo como este

En 1875, en medio del paisaje de un pueblo del Valle de Joux, Le Brassus (Suiza), Jules Louis Audemars y Edward Auguste Piguet instalaron el taller que tanto éxito les traería.

Museo Atelier Audemars Piguet
Museo Atelier Audemars PiguetMuseo Atelier Audemars PiguetMuseo Atelier Audemars Piguet

Tras siglos de experiencia y logros, la firma se planteó ampliar sus instalaciones históricas, para lo que lanzó un concurso que ganó el estudio de arquitectura Bjarke Ingels Group. La firma presentó su propuesta de construir un pabellón contemporáneo de vidrio en forma de espiral con vistas al valle y un techo verde conectado a su emblemático edificio y más antiguo de la compañía, ahora también renovado, que cautivó a Audemars Piguet. Este año, una obra asombrosamente bella como lo es el nuevo Musée Atelier Audemars Piguet, ha visto la luz.

En el escenario se ubica actualmente el museo que se combina con una estructura que lleva levantada más de 144 años, mezclando los vestigios del pasado con las formas curvilíneas futuristas desarrolladas por BIG. Es la primera construcción de este tipo que se construye a tal altitud.

Museo Atelier Audemars Piguet FOTO: Museo Atelier Audemars Piguet Museo Atelier Audemars Piguet

Esta combinación arquitectónica simboliza la mezcla de tradición con visión de futuro del corazón de la artesanía de Audemars Piguet, mientras honra sus orígenes profundamente arraigados en el Valle de Joux. La espiral de alto concepto de BIG, que se eleva asombrosamente desde el suelo, ofrece un entorno inalterado para las obras maestras de la tecnicidad y el diseño que han tomado forma, año tras año, en este remoto valle de las montañas suizas del Jura.

Todo está ubicado dentro de un edificio de doble espiral de 2.400 metros cuadrados, donde las habitaciones del interior serpenteante también están separadas por paredes de vidrio, lo que permite una vista completa del taller-museo y el paisaje circundante. Un protector solar en forma de panal de latón y acero envuelve el exterior para proporcionar sombra cuando sea necesario.

Está inspirado en el elemento del reloj que almacena y entrega la energía del reloj”, dice el popular arquitecto Bjarke Ingels sobre su obra, que abrió al público el pasado 25 de junio, donde los visitantes podrán moverse a través de círculos concéntricos del espacio de exhibición.

Museo Atelier Audemars Piguet FOTO: Museo Atelier Audemars Piguet Museo Atelier Audemars Piguet

Los talleres tradicionales, donde aún hoy se perfeccionan algunos de los relojes más complicados del fabricante, se han incluido en la experiencia espacial del museo para acercar a los visitantes aún más a los artesanos de Audemars Piguet. Los talleres Grandes Complications y Métiers d’Art, situados en el corazón de la espiral, infunden vida a las numerosas hazañas de maestría mecánica y diseño que se exhiben en todo el museo. Hoy, el Musée Atelier Audemars Piguet ofrece una perspectiva única del Valle de Joux y de la historia de la relojería: un ambicioso proyecto arquitectónico y museográfico hecho posible gracias a la creatividad y la colaboración de una gran cantidad de expertos, incluidos arquitectos, ingenieros y artesanos locales, así como numerosos departamentos dentro de Audemars Piguet.

En el centro de la arquitectura está expuesto un único reloj, el más complicado que Audemars Piguet ha creado nunca, con 21 complicaciones increíbles: el Universelle, presentado en una esfera de vidrio rodeada por ocho relojes más con grandes complicaciones, que recuerdan al sistema solar.

Museo Atelier Audemars Piguet FOTO: Museo Atelier Audemars Piguet Museo Atelier Audemars Piguet