Langosta: ¿Dónde podemos disfrutar de uno de los mayores manjares culinarios del mundo?

Queremos llevarte a otro mundo, culinariamente hablando, sin la necesidad de que tengas que hacerte kilómetros y kilómetros para degustar uno de los alimentos más cotizados del planeta.

LangostaLangostaLangosta

Nos ha tocado vivir en una época en la que planear se ha vuelto más complicado que nunca. Volver a viajar con tranquilidad es una incertidumbre y eso impide que podamos organizar con tiempo una aventura a otro destino que no esté cerca del nuestro. Los viajes por placer o por conocer la gastronomía de otra cultura han hecho que tengamos que buscar planes alternativos. Por eso, queremos llevarte a otro mundo, culinariamente hablando, sin la necesidad de que tengas que hacerte kilómetros y kilómetros para degustar uno de los alimentos más cotizados del planeta.

Nos referimos a la langosta, dependiendo del lugar en el que se consuma alcanza un precio u otro, pero todos estamos de acuerdo en que, con el paso del tiempo, se ha convertido en uno de los mayores manjares, aunque no siempre fue así.

En el siglo XIX llegó a considerarse una comida para gente con pocos recursos y, curiosamente, hoy solo unos pocos pueden darse el gustazo de comer una buena langosta. Por aquella época, en las costas de Canadá y Nueva Inglaterra, algunos pescadores encontraron miles de langostas y llegaron a pensar que era una plaga.

Su abundancia llevó a que comenzaran a darlas como alimento tanto para los niños y la servidumbre, como para presos, vacas y cerdos, tras haberlas denominado como las “cucarachas del mar”, y por eso se decía que era un producto únicamente destinado para la gente más pobre.

A finales de ese mismo siglo, una fábrica de enlatados norteamericana, Maine, hizo que comenzaran a enlatar la langosta debido a que era un producto barato y de fácil alcance. De repente, empresarios estadounidenses comenzaron a idear servir la langosta como un plato exclusivo en lujosos platos de porcelana, los comensales lo tomaron como una delicia y su demanda fue en aumento.

Tras el éxito de la langosta en Estados Unidos, llegó a Inglaterra, y fue aquí donde se convirtió en el manjar que es en la actualidad, y en uno de los platos gastronómicos más caros del mundo.

En España, el kilo de esta especie de crustáceo asciende hasta los 145 euros, precio que la lleva a ser uno de los mariscos más cotizados. Y depende de en qué punto vivas del país, puedes encontrar marisquerías en las que ofrecen las más frescas y mejores del mercado.

Si tu casa está más cerca de la ciudad condal que de cualquier otro sitio de los que proponemos, te recomendamos que te acerques hasta el restaurante Rías de Galicia. Aunque sí, en Galicia precisamente este producto es excepcional, por eso, si tienes planeado un viaje o resides cerca, el restaurante D’Berto (O Grove) sirve una langosta sin precedentes.

Rías de Galicia - BarcelonaRías de Galicia - BarcelonaRías de Galicia - Barcelona

En Madrid hay varias marisquerías cuyo plato estrella es la langosta, el restaurante Rafa es una de las marisquerías mas destacadas y veteranas de la capital. No hay que irse lejos para dar con productos de gran calidad.

Restaurante Rafa - MadridRestaurante Rafa - MadridRestaurante Rafa - Madrid

En Valencia, el de Rausell es todo un clásico. Mientras que La Flor de Tetuán es lo mismo en Santander y el Rompeolas en Asturias. Si eres del sur de España, en Fuengirola (Málaga) tiene el mejor restaurante de producto marino de Andalucía y se llama Los Marinos José, aunque eso sí, tienes que tener en cuenta que no disponen de carta fija, pues trabajan con lo mejor del día.

Los Marinos José - FuengirolaLos Marinos José - FuengirolaLos Marinos José - Fuengirola