Esta es la propiedad más lujosa de España, en venta y ubicada en el sur de Tenerife

La villa más cara a la venta en el portal de la lujosa inmobiliaria Abama Luxury Residences cuesta casi 6 millones de euros y está en una isla española.

No obstante, tal y como afirma la directora de Marketing y Comunicación de la compañía que gestiona los proyectos de Abama Luxury Residences, Elodie Casola, “este no es el proyecto que ha supuesto mayor inversión en Abama, tenemos algunos en construcción que llegan a los 16 millones de euros, pero sí es la vivienda a la venta que alcanza un precio más alto ahora mismo”.

Está rodeada por un entorno paradisíaco con un privilegiado clima durante todo el año, concretamente situada en el municipio tinerfeño de Guía de Isora, al sur de Tenerife, y forma parte del club de las Custom Villas de Alabama.

Estas residencias se caracterizan por ser un producto inmobiliario que garantiza que sus propietarios puedan construir una casa totalmente a medida y personalizable, pudiendo combinar e integrar en ellas todo lo que más les guste y/o necesiten en un hogar abrigado por un paisaje único.

La propiedad en venta a través de Abama Luxury Residences se oferta completamente amueblada y lista para entrar a vivir. Su interior, absolutamente domotizado, está decorado con un estilo nórdico impecable y minimalista, que está diseñado en base a mobiliario elaborado con maderas naturales, líneas puras y colores suaves para paredes y elementos textiles. Los suelos, por su parte, están hechos con suelos de mármol importado de Omán. Un todo incluido por los 5.750.000 euros que piden la inmobiliaria y su actual dueño de origen británico.

Toda esta decoración se extiende también a su exterior, con más de 116 metros cuadrados de terrazas, un magnífico jardín con barbacoa, una piscina de magnesio de 23 metros de largo, dos jacuzzis y zonas donde practicar deporte al aire libre se convierte en un auténtico placer mientras se disfruta de unas vistas insuperables a Abama Golf por la parte trasera de la vivienda, y al Océano Atlántico por la parte delantera de esta.

La mansión en cuestión está levantada sobre una extensa parcela de 2.181 metros cuadrados de superficie, de los cuales, 600 son habitables y están ocupados por cinco dormitorios, incluida una suite con entrada propia, ocho baños con ducha, once aseos, un espacioso salón, una cocina que integra la más alta tecnología, un apartamento destinado al servicio y un monumental sótano en la planta más inferior.

Los interesados en este tipo de viviendas son, por un lado, de origen español, cuyo interés como residencia principal en este estilo de propiedades ha aumentado tras la pandemia, y por otro, personas extranjeras que buscan una segunda propiedad en la que pasar estancias largas.

“Quieren desconectar del todo. Ambos perfiles tienen en común el hecho de que quieren sentir que estas villas construidas a su medida son su hogar, por lo que las miman al máximo y cuidan hasta el más mínimo detalle”, asegura Elodie Casola.